Tres posturas de yoga para hacer con tu pareja

En épocas de “poco tiempo” a veces nos cuesta realmente bajar los cinco cambios para conectarnos con nuestra pareja.

Es más, a veces nos separamos y ni siquiera habíamos llegado con nuestra mente al encuentro. Llegamos, nos fuimos y ni estuvimos. ¿Dónde estuvimos entonces? En el pensamiento.

La práctica de yoga de a dos nos invita a conectar con la respiración del otro. A relajarnos, a sentirnos sostenidos y a brindar apoyo. Yoga de a dos nos permite soltar las palabras y dejar que el cuerpo hable. Mejora la sexualidad, la confianza y la tan necesaria comunicación.

Antes de comenzar la práctica es fundamental la previa entrada en calor para evitar lesiones y poder entregarse mejor. Recomiendo estas tres posturas para comenzar:

Meditación de a dos

Esta postura es fundamental para sentirse, soltar el día y trabajar en el amor más allá de las palabras. La confianza en el vínculo.

YOGA. Meditación de a dos.

YOGA. Meditación de a dos.

1. Sentarse de espaldas. Apoyar sacro con sacro. Abrir pecho y contactar la mayor parte de la espalda posible.

2. Sentir la respiración uno del otro e intentar respirar al unísono durante 20 respiraciones profundas.

3. Buscar soltar y encontrar el equilibrio entre sostener y entregar.

Postura del Bote – Navasana

Si bien esta es una postura que parece difícil, una vez logrado el mini equilibrio necesario, es muy linda para trabajar el equilibrio, la fuerza abdominal y el estiramiento tanto de las piernas como de la espalda.

YOGA. Psotura del Bote - Navasana.

YOGA. Psotura del Bote – Navasana.

1. Sentarse uno frente al otro. Ambos deben tomarse de las manos, luego flexionar las rodillas y juntar las plantas de los pies. Aquí es donde tienen que ver si quieren acercarse más o alejarse un poquito.

2. Una vez que lo hayan logrado, extender una pierna a la vez hacia arriba. Es muy importante no dejar de presionar los pies del compañero para no perder el equilibrio.

3. Abrir el pecho y respirar profundamente. Mirarse a los ojos y buscar un equilibrio entre la fuerza y la relajación juntos. Respiren juntos 10 respiraciones profundas.

4. Bajar flexionando ambas rodillas, presionando pies y controlando el movimiento.

Postura de la pinza sentada – Paschimottanasana

Hermosa postura para uno de los dos relajarse y calmar al sistema nervioso y para la otra persona, abrir el corazón a la vez.

YOGA. Postura de la pinza sentada - Paschimottanasana (Foto:Pinterest).

YOGA. Postura de la pinza sentada – Paschimottanasana (Foto:Pinterest).

1. Una de las dos personas comienza sentada y se pliega hacia adelante en la pinza sentado. Lo más importante aquí es mantener las piernas extendidas y la columna “larga y relajada” la dirección del corazón es hacia las rodillas.

2. La otra persona apoya su sacro contra el sacro de quien está estirando, flexiona sus rodillas y se inclina hacia atrás profundizando el estiramiento. No hace falta ir lejos ni aplastar al otro.

El objetivo no es hacer fuerza, es sentir a la pareja e ir juntos a un lugar más profundo y cómodo donde se puedan permanecer 20 respiraciones profundas. Vamos a favor de los dos, es importante la comunicación y no estirar más que tu 80% de capacidad. La respiración será la guía.

3. Cambiar de rol.

Buena suerte y mucha paciencia.