¿Tienes el cabello reseco? Reparalo con estos cinco consejos

Tal vez quisiste cambiarte el color de pelo y la tintura te lo dañó considerablemente. O quizás uses tanto la planchita que dejó a tu cabellera opaca y reseca.

Si estás en alguna de estas situaciones, es probable que hayas pensado que la única forma de recuperar tu cabello sea cortándolo. Aquí te traemos cinco opciones para evitar hacerlo y devolverle la vida a esa melena.

1- Acuerdate de las proteínas

El 90% del pelo está hecho de proteínas. Por lo tanto, usar productos que nos aporten este nutriente será útil para darle fortaleza, brillo y un mayor grosor. Pero ojo: si exageramos podremos volverlo tan rígido que será proclive a quebrarse.

2- Cuidalo del calor

La planchita y los secadores no le hacen bien al cabello, ya que dañan sus proteínas. Por eso, evitá someterlos con asiduidad a las altas temperaturas o usá protectores térmicos para disminuir el daño. ¿Otro consejo? Protegelo del sol con productos que filtren rayos UV.

3- Lávalo con cuidado

Tené en cuenta que todo lo que le coloquemos afectará al pelo de una u otra forma. Por eso te recomendamos usar productos adecuados, que no sean agresivos ni lo deshidraten.

En este sentido, puedes optar por técnicas o productos que eliminen los sulfatos e incorporar máscaras hidratantes. Otra opción, sobre todo si lo decolorás o lo sometés a químicos, es usar shampoos y cremas que tengan keratina y ácido glutámico.

4- Ojo con el cepillado

Hasta esto puede tener consecuencias negativas en el pelo, que mojado es mucho más vulnerable.

Por eso, empieza desenredando las puntas y sube lentamente hasta el cuero cabelludo. Además, aplica alguna crema de peinar que te ayude con los nudos. Por último, elige un peine diseñado para tu tipo de pelo.

5- Prueba con una receta casera

Si el daño no es tan grave, puedes probar mezclando algunos elementos que tienes en la cocina, como huevos, claras, aceite de oliva o yogurt.

Tratá de incorporar proteínas y aceites que le devuelvan la hidratación. Acuerdate que si optás por una receta casera, necesitarás enjuagar bien para que no queden residuos.