Sufría obesidad mórbida, bajó 270 kilos después de tres años postrada y revela todos los secretos

La serie conocida como My 600-lb Life («mi vida de 300 kilos») es emitida por TCL, un canal de televisión estadounidense. En su último episodio presentó el caso de Milla Clark, una mujer de 51 años cuyo peso inicial era de 340 kilogramos y no había podido levantarse de la cama durante tres años.

Milla juró reponerse para acompañar a sus hijos luego de la muerte de su esposo. (Foto: archivo TCL)

Milla juró reponerse para acompañar a sus hijos luego de la muerte de su esposo. (Foto: archivo TCL)

Su historia tendría un final feliz siempre y cuando tuviera un enorme descenso de peso. En tanto, el fracaso significaba volver a la cama con un modo de vida que juró no volver a tener.

El día a día

La vida de la familia estaba atada a la obesidad mórbida que padecía Milla. Tres de los hijos adolescentes, Jacob, ahora de 19 años, Hannah y Caleb, de 18, se levantaban todas las mañanas antes del amanecer para ir a su habitación e higienizarla, porque ella no podía hacerlo por sí sola.

Una de las principales consecuencias que desarrolló fue un linfedema en las piernas, que le causaban dolor e inflamación debido al bloqueo de los ganglios linfáticos de la ingle. Esta situación ya no le permitía ni ponerse de pie. «Es algo muy humillante», dijo Mila en 2017.

Los problemas con la comida comenzaron cuando era niña, como muchos de los casos que se vieron en el programa. «Si no comíamos el plato que nos daba mi madre, ella lo tomaba como un rechazo«, describió Mila en una oportunidad.

Durante tres años no pudo moverse de su cama por la obesidad que padecía (Foto: archivo TCL)

Durante tres años no pudo moverse de su cama por la obesidad que padecía (Foto: archivo TCL)

Cuando dejó la escuela secundaria y se casó con su difunto esposo, Elroy, ya pesaba cerca de 160 kilos.

Después de dar a luz a su primer hijo, Mila pesaba casi 230 kilos y los médicos le advirtieron que era demasiado peligroso tratar de tener más hijos. Así que la pareja decidió adoptar a cuatro niños de hogares con padres drogadictos.

Después de que su esposo y el padre de sus cinco hijos falleciera, Milla determinó que no quería dejar a sus hijos huérfanos y pidió ayuda para perder peso.

Toda su familia decidió mudarse de Tennessee a Texas para seguir el tratamiento del doctor Younan Nowzaradan, conocido por su apodo doctor Now.

El experto en obesidad mórbida hizo que Milla en una primera etapa bajara 45 kilogramos para poder extirpar el linfedema; después, la mujer se sometió a una serie de cinco cirugías para continuar con la pérdida de peso.

Milla bajó un total de 270 kilos gracias a una combinación de dieta, ejercicio, un bypass gástrico y una fuerte voluntad de llevar un estilo de vida más saludable para sus hijos. Luego de varios años de tratamiento, Milla volvió a caminar y festejó su cumpleaños número 51 de pie, y con solo 70 kilogramos de peso.