Siete errores que cometemos a la hora de cocinar un bife a la plancha

Usar la plancha para cocinar es una salida rápida. Un bife o churrasco es un plato habitual en muchas casas y al parecer, algo sencillo. Pero hay varios errores que cometemos, ya sea por el apuro o por desinformación.

El chef estadounidense Anthony Bourdain, antes de fallecer hace más de un año, enumeró ciertos descuidos frecuentes que solemos cometer a la hora de cocinar con la bifera.

Por más que parezca una tarea fácil hay que estar atentos a la hora de cocinar un churrasco. (Foto: Shutterstock)

Por más que parezca una tarea fácil hay que estar atentos a la hora de cocinar un churrasco. (Foto: Shutterstock)

1. Comprar carne al vacío: esta presentación de la carne provoca que los jugos se absorban.

Por lo general, es la que se vende en los supermercados, sin aire en su interior para que se mantenga más tiempo conservada.

2. Pasar la carne del freezer a la plancha: los cambios bruscos de temperatura hacen que la carne se contraiga. No hay que poner directamente la carne congelada a la plancha, ya que no se va a cocinar y se contraen los músculos.

No se recomienda pasar el bife directamente del freezer a la plancha. (Foto: Shutterstock)

No se recomienda pasar el bife directamente del freezer a la plancha. (Foto: Shutterstock)

3. No sellar el bife: el sellado del corte es importante porque se logra una corteza que evita que los jugos de la carne se escapen y la deshidraten, perdiendo su sabor.

4. Condimentar la carne antes de echarla a la plancha: ponerle sal antes de tiempo también deshidrata el corte. Primero debemos lograr un buen sellado del bife y luego condimentar, esto va a potenciar el sabor de la carne.

5. No tener paciencia con la plancha: es importante tener en cuenta que tiene que estar siempre caliente. Si está fría, la carne soltará agua y se cocerá. No hay que apurarse. Dale tiempo a que tome el calor necesario.

En el afán de apurarnos y querer comer rápido movemos constantemente la carne, no es recomendable. (Foto: Shutterstock)

En el afán de apurarnos y querer comer rápido movemos constantemente la carne, no es recomendable. (Foto: Shutterstock)

6. No parar de mover la carne en la plancha: suele suceder que, ante el apuro o el aburrimiento, se mueva la carne para que se vaya cocinando de distintos lados. No está bien. Hay que dejarlo unos diez minutos sin tocar, para mantener la recirculación de los jugos dentro de la carne.

7. Pinchar el bife o cortarlo para ver si está hecho: parecida a la anterior, con el afán de saber si ya está listo, si ya nos podemos sentar a comer, cortamos la carne para ver cómo está en su interior. Esta acción también interrumpe el proceso de recirculación de jugos.

Ahora sí, ya tienes toda la información para realzar el sabor de la carne la próxima vez que calientes la plancha. ¡Buen provecho!