Si te cuesta dormir estas canciones te pueden ayudar

Ya sabemos que dormir y descansar bien tiene muchísimos beneficios para nuestra salud física y mental, y disfrutar de un sueño pleno es fundamental para reactivar los ritmos circadianos, aquellos que marcan nuestro reloj biológico, y mantener la mente y el cuerpo a punto.

Sin embargo, el estrés que genera la rutina diaria, los problemas personales, las preocupaciones laborales, pueden impactar en la dificultad para conciliar el sueño.

Incluso, al llegar a la edad adulta, muchas personas empiezan a padecer perturbaciones que interrumpen el descanso a mitad de la noche o no les permite ser capaces de dormir cuando se acuestan.

Muchas personas recurren a distintos alternativas o incluso tratamientos para solucionar sus problemas de sueño, pero la ciencia ha demostrado que existe una manera fácil, barata, eficaz y placentera para conseguirlo: la música.

La Fundación Nacional del Sueño de Estados Unidos (NSF) sostiene que este hábito funciona y explica que hay investigaciones en las que se ha puesto a prueba la eficacia de distintas costumbres para conciliar el sueño: escuchar música clásica o audiolibros, entre ellas.

Los resultados demuestran que quienes se relajan con música antes de dormir tienen un sueño de mayor calidad.

Relaja nuestra mente y nuestro cuerpo

«La música es mucho más que algo agradable de escuchar», aseguran desde la NSF. Y explican que «tiene un efecto directo en el sistema nervioso parasimpático«, que se encarga de ralentizar el corazón, dilatar los vasos sanguíneos, reducir el tamaño de la pupila y relajar los músculos, entre otras tareas.

En definitiva, ayuda a que nuestro cuerpo a prepararse para dormir.Para conseguir ese efecto somnífero, nuestro cerebro se debe encargar de procesar la melodía.

Al llegar a tantas partes del cerebro, incluso a las relacionadas con nuestras emociones, la música resulta eficaz para dormir.

Cómo armar una lista de temas

Si bien la elección del tipo de música es algo personal, lo ideal es buscar algún género que nos ayude a relajarnos. La Fundación Nacional del Sueño de Estados Unidos recomienda las melodías lentas.

Se debe tener en cuenta que el ritmo ideal de las canciones para conseguir un plácido descanso es aquel que va a una velocidad de 60 a 80 pulsaciones por minuto, que se encuentra por lo general, en la música clásica, el jazz o el folk.

Algunas de las canciones seleccionadas que se han utilizado en estudios científicos para probar el poder de la música en el tratamiento del dolor y la relajación sin las siguientes:

– Concierto para piano Nº 26 de Mozart – (London Festival Orchestra)

– Tibet (A proyect to) – (Tibet Proyect)

– Angel Wings – (Herb Ernst, Unita Belk)

– Shakuhachi Bamboo Flute (Shakuhachi Sakano)

– Watermark – Enya (Versión remasterizada 2009)

Si preferís configurar tu propia lista de reproducción, tené en cuenta que escuchar música durante 45 minutos antes de dormir podría ser suficiente. Es el tiempo que necesitaron los participantes de los estudios para poder dormir.

Las conclusiones del estudio además apuntaron a que, gracias a estos minutos de relajación previa, las personas que fueron monitorizadas consiguieron dormirse más rápido, disfrutar de más horas de sueño, despertarse menos durante la noche y descansar mejor.