Shampoo y acondicionador sólidos, una caricia para el medio ambiente

Todo elemento de higiene personal proviene de estudios de laboratorio que controlan y chequean la calidad de su elaboración. La industria de la cosmética capilar es la que más ventas y ganancias genera y productos contienen muchos aditivos.

Las siliconas, por ejemplo, cumplen la función de dejar el cabello sedoso, pero con la contracara de que provienen de un proceso químico que hace que le cueste mucho al planeta degradarlo.

Muy distintos son los productos naturales que hoy se consiguen en negocios naturistas o a traves de pequeños emprendimientos que se muestran en las redes sociales. Vienen presentados en forma de barra, como el clásico pan de jabón, son sólidos y cien por ciento amigables con el medio ambiente.

Los shampoo y acondicionadores industrializados tienen un montón de aditivos perjudiciales. (Foto: Shutterstock)

Los shampoo y acondicionadores industrializados tienen un montón de aditivos perjudiciales. (Foto: Shutterstock)

¿Qué beneficios tienen?

Shampoo

En su producción, cuentan con extractos de aceites, de hierbas y plantas; también de tensoactivos o detergentes naturales extraídos de la naturaleza como la betaina de coco y el caolín, un tipo de arcilla blanca con propiedades purificadoras para el pelo (también se emplea en pastas dentales y desodorantes).

Acondicionador

En él, se utilizan ceras a base de aceites esenciales o incluso vinagre porque está comprobado que es un buen suavizante, desenredante, reduce el frizz y sella las cutículas.

La importancia

Estos elementos son biodegradables, no contaminan la fauna marina, no generan ningún tipo de desperdicio, y cuidan el pelo.

Llegaron con la necesidad de cambiar la industria, usando materias primas nobles y provenientes de la naturaleza, porque cuando vuelven a la misma, pueden usarse como compost para remineralizar la tierra.

Los shampoo y acondicionadores poseen una silicona que al planeta le cuesta mucho degradarla. (Foto: Shutterstock)Los shampoo y acondicionadores poseen una silicona que al planeta le cuesta mucho degradarla. (Foto: Shutterstock)

¿Por qué evitar los productos comerciales?

En su composición poseen elementos como el sulfato de sodio (sal que deshidrata el cabello), ceras y parabenos (conservantes químicos antimicrobianos), además de que los envases plásticos no son reciclados y generan mucho desperdicio que al planeta le cuesta degradar.

Estos semi líquidos producen muchos efluentes (líquidos residuales) que van al mar y afectan la fauna marina porque la espuma que se desecha por la cañería encapsula el oxígeno y se lo saca al agua, lo que hace que se haga difícil la vida para los animales que habitan allí.