Sexo lúdico: más parejas dispuestas a probar juegos en la intimidad

La función del sexo es, entre otras cosas, divertirse. Es válido experimentar placer y jugar.

Cuando falla la creatividad, se vuelve un acto rutinario y mecánico que provoca falta de deseo y puede desembocar en posibles disfunciones sexuales.Por eso, es una buena idea resetearse y volver a los orígenes: Sí, a jugar.

¿Esto significa que en el encuentro sexual vale todo? ¿Habrá que empezar a armar disfraces, comprar sex toys, plantear desafíos para divertirse? No, de ninguna manera.

Para eso, es necesario conocer al otro, abrirse, confiar y por sobre todo, respetar los no del otro. Los no son la clave para la confianza y el disfrute mutuo. Hay parejas que para divertirse buscan juguetes, hacer un trío o se plantean vivir experiencias que no hayan probado antes.

Todo eso puede sumar, explica la doctora Valente, pero no es la respuesta más eficaz para las parejas que están aburridas. Es mejor intentar divertirse fuera de la cama porque quienes no lo pasan bien en la vida compartida no van a tener un encuentro significativo en el dormitorio.

Algunos tips para poner en práctica

Vale aclarar que solo son propuestas y no estrategias que no fallan. Si les resulta extraño cualquiera de estos consejos, lo mejor es respetarse y no ponerlos en práctica para evitar que sea contraproducente.

1. Usar la estrategia del príncipe: vayan preparando el terreno para el encuentro. Díganse cosas lindas varios días antes, creen expectativas, vuelvan a buscarse y a seducirse.

2. Evitar las propuestas bizarras: sepan a quien tienen como pareja. Si las propuestas están descontextualizadas y le proponen al otro algo que saben que le va a molestar, mejor no lo hagan, va a terminar mal.

Si a los dos les gustaría tirarse de un paracaídas, entonces es una buena propuesta, pero si uno siente vértigo, claramente la idea es mala.

3. Proponer desafíos lúdicos: anoten en papelitos “prendas” consensuadas y pónganlas en un frasco. Dar un masaje, besar, cantar o cualquier idea que ambos estarían dispuestos a realizar.

4. Recordar que la eyaculación masculina no marca el fin del encuentro: se puede seguir jugando, si los dos están de acuerdo.

5. Comprar juntos los juguetes sexuales: no es inteligente aparecer con uno de sorpresa. Vayan al sexshop, comenten que les parece y decídanse a tener uno o varios en forma consensuada.