Ser voluntario, ¿qué beneficios tiene?

La decisión de ser voluntario puede ser motivada por diferentes factores. Varias son las razones por las que las personas deciden invertir su tiempo libre en una causa que beneficia a todos y de la que no obtienen un rendimiento económico.

Los tipos de voluntariado son también variados y abarcan prácticamente todas las áreas de la sociedad. Pero, ¿qué entendemos exactamente por voluntariado?

Desde el voluntariado social, hasta el recientemente implantado voluntariado virtual, las maneras de colaborar con la sociedad son diferentes. De hecho, el 31% de la población ha realizado voluntariado en algún momento de su vida. Veamos cómo y por qué muchas personas deciden hacerse voluntarias.

Mano abierta ofreciendo ayuda

Tipos de voluntariado

Aunque existen más tipos, los ámbitos de voluntariado más comunes se enumeran a continuación:

  • Medioambiente y protección de los animales.
  • Educación y cultura.
  • Salud.
  • Discapacidad y dependencia.
  • Exclusión social.
  • Deporte, ocio y tiempo libre.
  • Promoción y defensa de los derechos humanos.
  • Cooperación al desarrollo.
  • Protección civil.

De todos ellos, y en términos generales, casi la mitad de las personas voluntarias actúan dentro del campo de la acción social. Aun así, los datos destacan que realizamos voluntariados en varios ámbitos a la vez.

Razones para realizar voluntariado

De todos los factores que influyen a la hora de colaborar con asociaciones, ONG y otras entidades no lucrativas, los factores intrínsecos son los más influyentes a la hora de ser voluntario.

  • Solidaridad, ayuda a los demás.
  • Aprender algo nuevo.
  • Adquirir experiencia o habilidades profesionales.
  • Poner a disposición de la entidad conocimientos.
  • Conocer personas nuevas.
  • Disponer de tiempo libre.
  • Eficacia de la organización.
  • Creencias religiosas.
  • Convicciones políticas.
  • Relación con personas similares a la destinatarias de la acción voluntaria.

Voluntarios

Sin embargo, también existen razones por las que las personas dejan la entidad o asociación en la que colaboran.

Normalmente, la mayoría cesa su voluntariado por motivos personales o cambios laborales, aunque también existen personas que lo hacen porque no se sienten satisfechas con la organización con la que colaboran.

Antes de finalizar el artículo, me gustaría destacar uno de los mayores beneficios de ser voluntario: la sensación de bienestar.

Existe una relación positiva entre cómo se siente la persona y la conducta prosocial, entendida esta como el conjunto de acciones y características solidarias, como la cooperación, la colaboración, el altruismo o la empatía.

Son ellas las que propician el voluntariado, la voluntad de ayudar, contribuyendo a que la persona sienta que tiene valor en este sentido.