Qué es un video de ASMR y por qué la gente los mira tanto

Si uno escribe «ASMR» en la barra de búsqueda de YouTube le van a aparecer muchísimos videos, algunos con miles y millones de visitas.

Puedes encontrarte con algo como esto: una mujer joven sentada detrás de un micrófono de estilo antiguo, al que toca suavemente varias veces y lo que se oye es un sonido de prueba de un micrófono para ver si funciona.

La mujer toma un cepillo y comienza a cepillarse el cabello y con una voz apenas audible, mientras se acerca y luego se aleja del micrófono; dice con voz suave, como susurrando y muy pausada:

«Hola. ¿Estás listo para relajarte y prepararte suavemente para dormir? Algunos sonidos de pincel lentos y fáciles pueden ayudarte a relajar. Mientras te relajas, yo te cuidaré. Todo lo que tienes que hacer es escuchar y dejarte guiar por el sonido.

Ahora voy a sentir tu aura para poder servirte mejor. Espero que te sientas mejor y, si lo deseas te haré sentir más cómodo. Vivimos tanto en el dolor como en el placer y la vida es algo de ambos. Nunca debes estar solo».

Mientras decía esto, se cepillaba el cabello y comenzaba a escribir con lápiz y papel cerca del micrófono para que el sonido se escuchara claramente mientras continuaba haciendo preguntas y escribiendo respuestas.

En Instagram también está lleno de estos videos que se conocen como ASMR y que brindan estímulos sensoriales, la mayoría son para relajar e inducir al sueño, pero también pueden ser para pasar el tiempo, agudizar el oído o solo por diversión.

Se hacen con slimes (esa masa gomosa que hacen los chicos) agregándoles gránulos o bolitas de plástico que provoquen ruidos al aplastarlas, se arrugan papeles, se graba el sonido de un chiflete en una ventana. Todo sirve. La consigna es que sea constante.

El término ASMR (del inglés Autonomous Sensory Meridian Response, «Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma») está hecho para provocar sensaciones de esas que «erizan la piel», de efectos hipnóticos y que ayudan a poner el organismo en una frecuencia más baja.

Estas respuestas involuntarias del sistema nervioso central se activan frente a una variedad de disparadores audiovisuales como susurros, golpes y movimientos de las manos. El interés que despertó no para de crecer.

Aunque aún no existe base psicológica para explicar por qué son tan bien recibidos y si realmente actúan como relajantes eficaces, su número de reproducciones se propaga y a diario aparecen nuevos videos que los usuarios reciben con agradecimiento.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Sheffield en el Reino Unido recientemente realizó dos estudios (un experimento en línea a gran escala y otro estudio de laboratorio) en los que evaluaron los correlatos emocionales y fisiológicos de la respuesta frente a estos videos.

Ambos mostraron que al verlos aumentó el efecto agradable en las personas y que habían provocado pulsaciones cardíacas más lentas y mayores niveles sensoriales en la piel. Sus conclusión es que ver ASMR puede ser una experiencia confiable con beneficios terapéuticos para la salud mental y física.