Qué es el «grooming»: el acoso virtual que apunta a niños y adolescentes

La llegada de Internet abrió las puertas a la comunicación instantánea, a la creación de redes sociales, foros, lugares de intercambio en la red, etc.

Este adelanto tecnológico ha traído enormes facilidades en este mundo globalizado, pero también ha traído  consecuencias negativas; una de ellas es el “grooming”.

El término proviene del inglés “groom” que significa acicalar o cepillar en caso de animales. Sin embargo, según la definición de Wikipedia, el “grooming” es:

“Un nuevo tipo de problema relativo a la seguridad de los menores en Internet, consistente en acciones deliberadas por parte de un adulto de cara a establecer lazos de amistad con un niño o niña en Internet, con el objetivo de obtener una satisfacción sexual mediante imágenes eróticas o pornográficas del menor o incluso como preparación para un encuentro sexual”

El grooming se ha convertido un problema cada vez más acuciante que ha puesto en guardia tanto a la policía como a distintas asociaciones. Las principales dificultades para atajarlo y terminar con él son el anonimato de los delincuentes, la inocencia de los menores y la fácil accesibilidad de Internet.

En el grooming “el acosador es un adulto y existe una intención sexual”

En realidad no se trata de nuevos delitos, sino de antiguas formas de abuso de menores que se han readaptado a los nuevos tiempos y al anonimato de la Red.

A pesar de que estas situaciones comienzan en la red, con frecuencia suelen trascender al mundo físico, derivando en delitos tales como el tráfico de pornografía infantil o el abuso físico a menores.