Qué cosas nos alejan de la gratitud y pueden enfermarnos

Muchos autores sostienen que una actitud de agradecimiento genera felicidad, por lo tanto, todo lo que te aleje de la gratitud como experiencia y forma de mirar la vida puede afectar a tu salud, en primer lugar emocional, y luego física.

Expresar tu gratitud te mantiene más feliz, más satisfecho y con una actitud más positiva ante la vida.

También fortalece tu relación con tu entorno y la conexión con los otros. Fortalece tu optimismo, tu resistencia al estrés, y por lo tanto tu nivel de salud y recuperación de las enfermedades. 

Como el agradecimiento implica en primer término que reconozcas que aquello que te otorgan está fuera de vos y tu posibilidad actual y que tengas claro lo que valoras en tu vida, hay ciertas cuestiones que pueden bloquearla.

Los enemigos de la gratitud son:

– La soberbia, que hace que sientas que no necesitas nada de nadie.

– El egocentrismo, que te desconecta de las necesidades de los otros.

– La ambición, que hace que todos tus actos tengan una motivación egoísta.

– Sentir que el mundo te debe algo y que lo mereces todo, por lo que vas a exigir todo y vas a sentir que no tienes que agradecer nada.

No es igual ser desagradecido que ser ingrato. Si eres agradecido vas a reconocer el beneficio y a quién te lo dio, y vas a sentirte inclinado a devolverle con acciones algo de ese bien recibido.

Si no te costará podrás ver lo que recibiste y por eso no podrás reconocer a tu benefactor. En cambio, el sentimiento de ingratitud hace que encuentres defectos en el beneficio que te dieron, dudarás de la motivación de tu benefactor y devolverás mal por bien.

Si la gratitud tiene tanto de positivo deberíamos practicarla más, ¿No te parece? Lo bueno es que, como toda fortaleza puede ser practicada, o al menos tener conciencia de todo lo que más te aleja de ella:

– Un sesgo negativo que haga que pienses mal de todo y todos.

– Tu incapacidad para reconocer tu dependencia en algún aspecto.

– Pensar que todo (y no solamente algunas cosas) son tu derecho, el síndrome del rey que cree que todos están para servirle.

– Esperar siempre gratitud de otros.

– Conflictos o problemas psicológicos que no pudiste resolver aún.

– Compararte con los demás y envidiar las cosas buenas que tienen.

– Autopercibirte como víctima en todas las situaciones.

– Tomarte todo con ansiedad y no ver los tiempos de espera de cada situación.

– Dudar de las personas que te ayudan por pensar que te quieren sacar algún provecho.

– Que hagas todo en automático, por lo que no percibirás lo bueno en lo que vivís.

Aunque parezca algo sencillo a veces lo olvidamos, por eso la práctica es tan importante para mantener la salud y evitar la enfermedad. Tomate un rato cada día para reconocer aquello por lo que puedes agradecer, ya sea a otra persona o a la vida misma. Vas a mantenerte con mayor nivel de bienestar.