¿Por qué temas discuten las parejas que son más felices?

En la pareja, el conflicto es inevitable. Incluso las más felices mantienen discusiones, que suelen ser sobre los mismos temas que enfrentan a las que se consideran menos felices: los hijos, el dinero, los suegros, cuestiones vinculadas a la intimidad.

Entonces, ¿qué es lo que marca la diferencia? Según el estudio “¿Cuáles son los problemas matrimoniales de las parejas felices?», realizado por investigadores de la Universidad de Tennessee, en Estados Unidos.

«Las parejas felices tienden a adoptar un enfoque orientado a la solución de conflictos, y esto es claro incluso en los temas que deciden discutir», dijo la autora principal Amy Rauer, directora del Laboratorio de Relaciones y Desarrollo en la Facultad de Educación, Salud y Ciencias Humanas.

Es decir, no es sólo cómo, sino sobre qué: si no tiene solución, mejor no discutir sobre eso, es una de las ideas que se desprende del trabajo.

Para llegar a esa conclusión, analizaron a 121 parejas: 57 conformadas por personas de unos 30 años que llevaban casados alrededor de 9; y 64 que tenían más de 70 años y llevaban juntos más de 40. Todas eran heterosexuales, con un nivel educativo óptimo y aseguraron que eran felices.

Los problemas relacionados con la intimidad, el ocio, las tareas del hogar, la comunicación o el dinero, así como la salud en los mayores, eran los que consideraron más serios; mientras que los celos, la religión o la familia los conflictos más banales.

Cuando los expertos observaron cómo discutían estas parejas sobre los principales problemas, se dieron cuenta que todas se enfocaron en aquellos que tenían soluciones más fáciles como, por ejemplo, la distribución de las tareas domésticas o la forma en la que disfrutar del tiempo libre.

«Reequilibrar las tareas puede no ser fácil, pero se presta a soluciones más concretas que otros problemas. Un cónyuge podría hacer más de ciertas tareas para equilibrar la balanza», afirma Rauer.

En este sentido, los investigadores señalan que una de las claves del éxito matrimonial puede ser evitar discutir sobre temas que son difíciles de resolver.

«En la medida de lo posible, centrarse primero en problemas más fáciles de solucionar puede ser una forma efectiva de desarrollar el sentido de seguridad de ambas personas en la relación.

Si las parejas sienten que pueden trabajar juntas para resolver sus problemas, puede darles la confianza para abordar los más difíciles», añade Rauer.

Y es que, por ejemplo, los problemas relacionados con la salud o con la intimidad de pareja pueden ser más difíciles de abordar sin afectar a la autoestima de la otra persona o sin hacer que se sienta vulnerable o avergonzada.

Los investigadores también hallaron que cuantos más años llevaban casadas las parejas, menos problemas serios y menos discusiones tenían.

«Ser capaz de diferenciar con éxito entre los problemas que deben resolverse frente a los que pueden dejarse de lado puede ser una de las claves para una relación feliz y duradera», concluyeron.