Por qué las mujeres no se dan cuenta a tiempo que tienen un ataque al corazón

Cuanto más se demora el tratamiento después de un ataque al corazón, mayores son las posibilidades de que este órgano sufra un daño permanente. En el caso de las mujeres, la gran mayoría a partir de la menopausia, no son conscientes del riesgo cardiovascular al que están expuestas.

Algunos factores de riesgo pueden ser más peligrosos para las mujeres: fumar, tener la presión arterial alta y la diabetes aumentan la probabilidad de ataques cardíacos en ellas. «Hay que incorporar frutas y verduras y comer menos grasas», indica el médico.

Los síntomas comunes del ataque cardíaco:

– Presión o sensación de compresión en el pecho

– Dolor o incomodidad en el centro del pecho que surge repentinamente y no se va

– Dolor que se propaga por el brazo izquierdo o en ambos, que puede llegar al cuello

– Transpiración fría, mareo y falta de aire

En ocasiones cuando el dolor en el pecho es leve puede confundirse con una indigestión. Según la Clínica Mayo, las mujeres pueden describir ese dolor como una sensación de tensión u opresión.

Esto quizás se deba a que suelen tener obstrucciones no solo en las arterias principales, sino también en las más pequeñas que suministran sangre al corazón.

Las mujeres suelen ir a una guardia médica después de que el daño cardíaco ya se produjo, porque sus síntomas no son los que generalmente se asocian al ataque cardíaco, y porque incluso pueden minimizarlos.