Los riesgos de depilarse el vello púbico

No existe una regla que especifique que una persona debe estar depilada, pero en muchos optan por librarse del caluroso «abrigo natural» o por una simple cuestión estética.

En la depilación genital integral muchas personas no toman los recaudos suficientes. Tanto en el hombre como en la mujer, esta zona es muy delicada y necesita cuidados especiales para evitar heridas y en consecuencia, el posible contagio de una enfermedad por transmisión sexual.

Un estudio realizado por la Universidad de California (EE.UU.), determinó que eliminar el pelo de la zona púbica causa riesgos para la salud, sobre todo por el tipo de depilación elegida.

En conclusión: la depilación genital convencional (con maquinita de afeitar o cera caliente) podría aumentar el porcentaje de infección sexual por el Virus del Papiloma Humano (V.P.H.).

¿Qué es el VPH?

Es una infección viral que comúnmente provoca el crecimiento de verrugas en la piel. Suelen contagiarse por medio de relaciones sexuales o por contactos de piel a piel. Causan molestias, picazón, dolor, y en el peor de los casos podría concluir en cáncer. Las verrugas pueden aparecer en diversas partes del cuerpo o en los genitales.

Específicamente en esta zona, se trata de lesiones planas o pequeños bultos que se alojan en el pene, alrededor del ano o en el escroto (en el caso de los hombres), o en la vulva, vagina, cuello uterino y ano (respecto a las mujeres).

Otras infecciones

Esta práctica de riesgo llevada a cabo por la depilación genital, donde no se suelen tomar precauciones, facilita también el contagio del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH/SIDA), de Hepatitis C (se transmite cuando la sangre o fluidos de un individuo infectado entran en contacto con una persona sana), Herpes Genital (se puede contraer al tener relaciones sexuales anales, vaginales u orales con alguien que posea esta enfermedad), Clamidia (infección bacteriana por contacto sexual), entre otras.