Las rutinas de belleza nocturnas pueden producirte más acné

Cada uno tiene su propia rutina antes de irse a dormir que termina convirtiéndola en un hábito.

Es de esa manera que se puede asegurar que de forma diaria obtenemos un buen descanso, protegemos el cuerpo y cuidamos la piel.

En el caso de la rutina de belleza para el rostro, lo más habitual es realizar una limpieza de cara para quitar el maquillaje y luego aplicar diferentes productos: algunos prefieren agua micelar, otros suero, crema hidratante, exfoliante o alguna mascarilla.

La opción que elijas debe depender de tu tipo de piel y de si padeces algún tipo de afección cutánea, como por ejemplo acné.

De todos esos productos, uno de los más populares es la crema hidratante, pero esta no sería recomendable en las personas que tienen piel grasa en el rostro.

Es más conveniente usar de día la crema hidrante, mientras que de noche es el momento de los productos de tratamiento antiacné específicos que haya recomendado el dermatólogo en cada caso.

La mejor franja horaria para aplicarse un producto es entre las 9 y las 12 de la noche, tiempo en el que la piel está más receptiva y por eso la penetración del mismo es óptima. Esa es la conclusión a la que llegaron diversos estudios sobre los ritmos circadianos del cuerpo y de la dermis.

Las variaciones circadianas afectan a todas las funciones de la piel, entre las cuales se incluye los procesos de regeneración epitelial.

Desde esta perspectiva, la aplicación en el momento adecuado de los cosméticos permite potenciar procesos de protección y regeneración naturales de la dermis o entorpecerlos.