Guacamole: cómo realizarlo y con qué acompañarlo para potenciar sus beneficios

El guacamole es una salsa que, además de tener un sabor agradable al paladar, aporta grandes valores nutritivos, vitamínicos y minerales.

La receta original se prepara con una base de palta (también llamada en algunos países aguacate) y otros ingredientes como jugo de limón, pimiento picante y tomate.

Si bien la receta se ha modificado con el tiempo, agregando diversas variantes de especias y otros alimentos, sus beneficios se mantienen.

Algunos de ellos son: mejorar el funcionamiento del sistema nervioso; prevenir enfermedades neurológicas; mejorar el aspecto de la piel; regular los niveles de colesterol y mejorar la circulación sanguínea.

¡Pero vamos por más! Podemos realizar combinaciones con otros alimentos para hacerlo aun mucho más nutritivo, aportando al organismo más agua, fibra, ácidos grasos esenciales y vitaminas del complejo B y E. ¿Cómo? Acá van algunas ideas para incorporar:

– agua, aceite, leche o crema de leche para hacerlo más líquido y lograr que rinda más;

– nueces peladas y picadas, semillas de sésamo, lino y girasol trituradas;

– trocitos de ciruela deshidratada, pasas de uva y/o mango, en el caso que te gusten las preparaciones agridulces;

– leche condensada;

– trocitos de salmón sin espinas;

– cebolla, ajo, limón, lima, pimienta, orégano, cilantro y otros condimentos que prefieras, así evitamos el agregado o exceso de sal;

– espinaca, berro, rúcula triturada y yogur natural;

– cuadraditos de morrón rojo, para adornar.

– y, si tu guacamole se pone negro, puedes agregarle perejil, que es un gran antioxidante y le da un toque muy especial a tus recetas.

En México, lugar originario de esta salsa, lo comen con tacos y nachos. Sin embargo, existen otros acompañamientos tipo “snacks” más naturales y saludables para que puedas poner en práctica: chips de zanahorias (tajadas muy delgadas, llevadas a horno unos minutos); kanikama (o palitos de cangrejo); pescado rebozado; palitos vegetales crudos (como morrón, apio, puerro y zanahoria).

Consejito: aunque siempre saldrá delicioso, intentá que las paltas sean bien maduras. Ahora sí, ¡manos a la obra!