Enojarte puede hacerte subir de peso

El enojo y la ira solo generan malestar. Existe un refrán popular que dice “el que se enoja pierde”, más allá de que a nivel emocional tiene mucho de verdad, en este caso, el que se enoja gana, pero solo peso.

Investigaciones recientes demostraron que existe una relación entre el mal humor y el aumento de peso.

Un estudio, publicado en el National Center for Biotechnology Information, explica que cuando alguien se enoja, el organismo detecta el estrés y segrega adrenalina y cortisol cuya principal función es incrementar el nivel de azúcar en sangre.

Este proceso genera inflamación y no permite que las células liberen energías, es decir que no quema las calorías suficientes a lo largo del día y de esta manera provoca un aumento en el peso.

El estudio analizó el comportamiento de 41 mujeres con sobrepeso, a las cuales se les asignaron una serie de tareas estresantes mientras monitoreaban sus niveles de cortisol.

Resultado de imagen para ira

Los resultados mostraron que aquellas que tenían mayor grasa acumulada en la cintura y el área abdominal producían más cortisol.

Los investigadores notaron que las mujeres con pocas habilidades para lidiar con el estrés o que se enojan fácilmente son aquellas que tienen más grasa en la cintura y el estómago.

Más allá de los varios factores conocidos que inciden en la salud y el peso de las personas, estas investigaciones demuestran que existe una relación importante y directa entre el enojo y el aumento de peso.

Por eso, los especialistas recomiendan tratar de mantener en equilibrio nuestras emociones y una actitud positiva, ya que mejorar el humor beneficia a nuestra salud tanto mental como física.