El omega-3 del pescado ayuda a tener un sueño reparador

La alimentación es parte fundamental para todos, pero en especial para el correcto desarrollo de los niños y el pescado, debido a sus beneficios, no puede faltar en su dieta.

Un reciente estudio demostró que su ingesta semanal ayuda a los niños a dormir mejor y a tener un coeficiente intelectual más alto.

Investigadores de la Universidad de Pensilvania en Estados Unidos, encontraron que los niños que comen pescado al menos una vez a la semana, duermen mejor y tienen un coeficiente intelectual de hasta 4 puntos más en comparación con niños que nunca comen pescado o lo comen poco.

Los resultados del estudio fueron publicados en la revista Scientific Reports y demuestran la estrecha relación entre los ácidos grasos omega-3 del pescado, el sueño y la capacidad intelectual.

El estudio consistió en una serie de pruebas a 541 niños de entre nueve y once años en China.

A cada uno se le pidió completar un cuestionario acerca de la frecuencia diaria con que comían pescado en el último mes. Además, realizaron un prueba para medir el coeficiente intelectual de esos niños mediante diferentes habilidades.

Los resultados del estudio muestran que los niños que comían pescado todas las semanas, tuvieron 4,8 puntos más en los exámenes de coeficiente intelectual, en relación con aquellos niños que rara vez comían pescado o nunca lo hacían, y quienes comían pescado algunas veces, tuvieron 3,3 puntos más en las pruebas.

Los trastornos de sueño también mostraron una diferencia cuando se incluía el pescado en la dieta diaria: su ingesta produce menos alteraciones a la hora de dormir y en consecuencia, una mejor calidad del sueño.

«Existe una relación entre el consumo de pescado y el funcionamiento cognitivo superior.

Lo que documentamos aquí es que el sueño de calidad es lo que explica esta relación”, aclara Adrian Rayne, uno de los autores del estudio. En base a las respuestas de los niños y sus padres respecto de sus hábitos de sueño y su alimentación diaria, notaron que los niños que más pescado consumían eran los que mejor y más horas dormían.

Pero aunque el estudio se centró en estudiar el comportamiento de los niños, Rayne afirma que es perfectamente aplicable a los adultos, ya que el principal responsable de tales beneficios en el pescado es el Omega-3 y está ampliamente demostrado que su consumo incide de manera positiva en el funcionamiento del cerebro del ser humano en general.

Los ácidos grasos Omega-3 son necesarios e imprescindibles para el organismo y aportan muchos beneficios para la salud, sin embargo, el cuerpo humano no es capaz de producirlo por sí mismo, por lo que es fundamental el consumo de alimentos que lo contengan.

Algunos alimentos con buenos niveles de Omega-3 son las frutas secas, las semillas y los aceites naturales, pero ninguno de ellos contiene ácido docosahexaenoico (DHA) ni ácido eicosapentaenoico (EPA) que sólo se encuentran en los aceites de origen marino y son los que aportan excelentes beneficios.

Beneficios del Omega-3

Según el master europeo en Nutrición y Salud, Milton Dan, los beneficios del pescado y del Omega 3 que contiene son innumerables:

– Reduce el riesgo de enfermedades cardíacas.

– Previene enfermedades del sistema nervioso.

– Mejora la concentración, el aprendizaje y la memoria.

– Favorece la circulación sanguínea.

– Reduce triglicéridos y el colesterol malo.

– Previene el desgaste en las articulaciones.

– Ayuda a la buena salud visual.

– Atenúa los dolores menstruales

– Previene daños en la piel causados por los radicales libres.

– Otorga sensación de energía y bienestar.