El IMC también miente: delgados obesos o con sobrepeso

Quedan pocos parámetros de los que nos podamos fiar a ciencia cierta, y el Índice de Masa Corporal(IMC) también presenta sus dudas. Y es que existe un alto grado de error en el diagnóstico de la obesidad en base al procedimiento habitual del IMC, cuya fórmula consiste en dividir el peso en kilogramos entre la altura en metros al cuadrado.

Obesidad y sobrepeso: riesgo para la salud

Por tanto, no sólo los sujetos con sobrepeso u obesidad tienen marcadores de inflamación y de riesgo cardiovascular elevados, si no que las personas consideradas delgadas, pero con un porcentaje elevado de grasa corporal, suelen presentar elevadas cifras de presión arterial, glucosa, insulina, así como de colesterol y triglicéridos.

Ante estos datos, “consideramos que es más que necesario hacer un seguimiento de más parámetros que el peso y la talla.

Por eso las tablas, los números, los datos fríos deben ponerse siempre en contexto, y más cuando hablamos de salud, de nuestra composición, de nuestra fisonomía.

Qué es obesidad y qué sobrepeso según el IMC

Se considera sobrepeso si el IMC está comprendido entre 25 y 30, y obesidad cuando es igual o superior a 30.

Las personas de constitución fuerte o con retención de líquidos pueden tener un IMC elevado y no presentar sobrepeso, por eso es más significativa la determinación del porcentaje de grasa.

El porcentaje de grasa corporal ideal está entorno al 15-20 % para los hombres y 20-25 % para las mujeres.

Ejemplo 1: Hombre de 57 años, 94 kg, 1,79 metros

CUN-BAE: 31,2% de grasa corporal (obesidad)

IMC: 29,3 kg/m2 (sobrepeso)

Ejemplo 2: Mujer de 48 años, 68 kg, 1,67 metros

CUN-BAE: 36,2% de grasa corporal (obesidad)

IMC: 24,7 kg/m2 (normalidad)