El estrés al manejar eleva un 28% el riesgo de sufrir un accidente

Cuando uno está al volante tiene que tratar en lo máximo posible de no distraerse, ya que de eso depende que no ocurran accidentes. El teléfono celulares una de las causas que más genera problemas, pero no es el único.

Los efectos del estrés pueden ser otro detonante para que ocurra algún tipo de incidente. Así lo determinó un estudio realizado por el Real Automóvil Club de España (RACE).

Según este sondeo, el estrés es la causa de que aumente en un 28% el riesgo de accidentarse en la carretera.

En el momento en el que uno entra en el auto, sobre todo si viaja solo, lo aprovecha para hacer un poco de introspección durante el trayecto. Durante ese tiempo los conductores se preocupan por cuestiones derivadas del trabajo, la familia y el dinero, y eso hace que aumente su agresividad en el manejo.

Al estar al volante con estrés los automovilistas no ven un 20% de las señales de tráfico, realizan un 17% más de maniobras bruscas y su ángulo de visión se reduce hasta menos de 70 grados respecto a aquellos que no sufren estrés.

Asimismo, el estudio indicó que quien maneja estresado presenta un aumento general del nivel de ansiedad y nerviosismo y precipitación en la toma de decisiones, frente al que tendría si manejara en un estado emocional normal. Además, se reduce la concentración en un 12%.

El estrés sube la tensión muscular por lo que los niveles de fatiga del conductor es superior al normal, incluso en un trayecto corto.

De la encuesta realizada a 1.016 conductores, dos de cada cinco de ellos reconocieron que no se olvidan de sus preocupaciones mientras circulan y si lo hacen durante un trayecto habitual esta cifra se eleva a cuatro de cada cinco.