¿Duermes con tu gato? Esto es lo que tenés que saber para cuidar tu salud

Amantes de compartir la cama con los gatos afirman que les brinda un gran beneficio emocional y que reduce el estrés y la ansiedad, además de mejorar el vínculo entre ellos.

Sin embargo, debemos saber que acostarse con ellos puede afectar el organismo, desde el contagio de enfermedades hasta alergias.

Los gatos son animales nocturnos muy ágiles, por lo tanto, su actividad muchas veces puede influir en el descanso. Si es inquieto porque suele jugar o moverse, puede interrumpir por la noche y, a lo largo del tiempo, provocar problemas de sueño en sus dueños.

Se recomienda que los animales no ingresen en los dormitorios o habitaciones. (Foto: Shutterstock)

Se recomienda que los animales no ingresen en los dormitorios o habitaciones. (Foto: Shutterstock)

Si el gato tiene como costumbre salir afuera y rondar por los techos, hay que tener en cuenta que otros gatos son portadores de enfermedades. Además, están expuestos a contraer pulgas y garrapatas, que llevarán de forma involuntaria a la casa donde viven.

Por qué se recomienda no dormir con gatos (ni otros animales)

Los gatos son, de las mascotas domésticas, las más alergizantes en comparación a los perros. La causa se le atribuye al pelo, las glándulas de secreción sebáceas, la orina y la saliva.

El animal, al acicalarse (pasar su lengua por el pelaje), deposita la saliva sobre los pelos, la cual se seca y luego, finalmente, forma parte del medio ambiente donde está habitando él y las personas.

Una persona alérgica o asmática no debería tener ni gatos ni perros en su casa, pero es algo que suele suceder, en ese caso, es conveniente que no entre a los dormitorios ni habitaciones, recomienda el médico. Para evitar alergias es mejor dejarlos en el patio.

Desde la higiene, no es bien visto dormir con las mascotas. (Foto: Shutterstock)

Desde la higiene, no es bien visto dormir con las mascotas. (Foto: Shutterstock)

A pesar de higienizar las sábanas y fundas, los alérgenos perduran por lo menos un par de meses o más. Los alérgenos que los dueños de gastos tienen en la ropa desencadenan síntomas en la persona alérgica.