De qué se trata Mindful Eating o Alimentación Consciente

Comer sin culpas disfrutando del momento, sin prohibiciones. Poder discernir entre el hambre real y el emocional y tener la capacidad de detener los impulsos de llevar alimentos a la boca sólo para calmar la ansiedad.

Encontrar el equilibrio entre comer y sentirse satisfecho, entre darse los gustos y estar conforme con el propio cuerpo. ¿Un sueño hecho realidad? ¿Una meca imposible de encontrar?

Re-aprender a comer

En ese proceso de re-aprender el acto de alimentarse se pone en juego la necesidad de adelgazar de muchos pacientes, que llegan a la consulta con el especialista en ME buscando ordenar sus hábitos alimentarios o simplemente, dejar de vincularse con la comida desde la ansiedad.

con el ME se aprende a disfrutar de la comida aumentando la atención y la consciencia en el proceso de alimentarse

Con el ME se aprende a disfrutar de la comida aumentando la atención y la consciencia en el proceso de alimentarse

Mindfullnes, zen y psicología

¿De dónde viene el ME? Originado en la Universidad de San Diego, EE.UU., este programa tiene sus bases en el mindfulness, el zen y la psicología, que se integran con la alimentación intuitiva, algunas prácticas de yoga y meditaciones.

Dos de sus referentes son la pediatra Jan Chozen Bays y la psicoterapeuta Char Wilkins, ambas estadounidenses, que han trabajado con este modelo durante 30 años.

Existe una gran cantidad de estudios científicos que respaldan la efectividad de esta técnica para variados problemas relacionados a la alimentación, el sobrepeso y las enfermedades como consecuencia de malos hábitos alimentarios.

De hecho desde 2007, la ME se imparte en la Seguridad Social de Estados Unidos para restablecer una alimentación sana en la población norteamericana.

Ventajas del Mindful​ Eating o Alimentación Consciente

· Enseña a escuchar las señales del cuerpo, para reconocer qué, cuánto, cuándo y cómo comer.

· Despierta los sentidos, aprendiendo a disfrutar la comida de una manera nueva y satisfactoria.

· Brinda herramientas para decodificar pensamientos y emociones frente a la comida.

· Ayuda a eliminar el sentimiento de culpa con respecto a los alimentos.

· Ayuda a liberarse de dietas restrictivas en calorías.

· Brinda herramientas prácticas para “resetear” conductas automáticas y pensamientos autodestructivos.

· Enseña a comer conscientemente y reforzar la auto-aceptación y el auto-cuidado.

· Es ideal para tratar patologías que requieren de una alimentación especial, como diabetes, celiaquía, intolerancias, etc., ya que ayuda a entender los cambios alimentarios y a adaptar el paladar a sabores nuevos.

con el ME se aprende a disfrutar de la comida aumentando la atención y la consciencia en el proceso de alimentarse

con el ME se aprende a disfrutar de la comida aumentando la atención y la consciencia en el proceso de alimentarse

Algunos tips para comer mejor

– Antes de sentarse a comer o de llevarse una golosina a la boca, meditar acerca de las razones para alimentarse e intentar calificar de 1 a 10 la sensación de hambre, siendo 1 nada de hambre y 10 muchísimo hambre.

– Llevar un registro de comidas y analizar semanalmente lo anotado puede ayudar.

– Pensar en qué clase de hambre se tiene: físico, emocional, olfativo, mental, visual, del corazón, auditivo, celular. Cada uno de ellos nos direcciona a un tipo de alimentación.

– Practicar respiración consciente y meditar ayudará a controlar los impulsos de la ansiedad por comer.