Cuándo debés arrancar con los tratamientos ‘antiage’

Las arrugas aparecen a edades distintas según la persona. Aunque las líneas de expresión son casi inexistentes hasta pasada la barrera de los 30 años.

Tener rutinas de belleza regulares para cuidar la piel es fundamental para frenar el envejecimiento y mantener una apariencia más joven.

Evitar el hábito de fumar, hidratarse, dormir una cantidad de horas adecuada, proteger la piel del sol y seguir una dieta equilibrada rica en antioxidantes son costumbres que te ayudarán a mantener un aspecto más joven y saludable.

Pero además, trabajar en la prevención desde edades tempranas con tratamientos ‘antiage’ puede hacer la diferencia.

Y normalmente esto último se suele dejar para cuando el paso del tiempo ya ha hecho efecto en la cara. Es por eso que los expertos recomiendan que los tratamientos antiedad se arranquen a partir de los 20 años.

Empezar con tratamientos antiage al cumplir las dos décadas ayuda a estimular la flexibilidad y la luminosidad de la piel para que se extiendan por más tiempo. Lo esencial es usar cremas adecuadas a cada edad para aprovecharlas al máximo.

Si el producto además es hidratante matás dos pájaros de un tiro dado que un cutis hidratado es menos propenso a desarrollar líneas de expresión y arrugas.

Si combinás buenos hábitos con alguna crema antiage, podés disminuir en un 80 por ciento los signos del envejecimiento en el rostro.