Cuáles son los hábitos de la vida cotidiana que atentan contra la salud del cerebro

El cerebro es el órgano más importante del cuerpo humano. Siempre está activo, aunque uno duerma.

Este funcionamiento total 24×7 (24 horas por siete días) requiere que sea cuidado con suma importancia para evitar o disminuir el riesgo de desarrollar Alzheimer, esclerosis múltiple y otras enfermedades mortales.

El suicidio es la segunda causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años (Shutterstock)

El suicidio es la segunda causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años (Shutterstock)

Recientemente se publicó un estudio muy importante que demuestra que las personas con una alta predisposición genética a desarrollar la enfermedad de Alzheimer pueden disminuir el riesgo de desarrollarla hasta en un 30 por ciento si cambian ciertos hábitos de su vida cotidiana.

La ingesta elevada de alcohol genera problemas en el cerebro también (Shutterstock)

La ingesta elevada de alcohol genera problemas en el cerebro también (Shutterstock)

Cien minutos de ejercicio semanal

Investigadores del Centro Médico de la Universidad de Duke constataron en diciembre de 2018 que tres rutinas de ejercicio semanales y una dieta basada en frutas, cereales y vegetales ayuda a revertir el envejecimiento mental en casi diez años

El proyecto, que tuvo una duración de seis meses, demostró que pequeños cambios en el estilo de vida de un individuo pueden detener el declive del envejecimiento mental, e incluso, revertirlo.

La investigación reclutó una muestra de 160 personas sedentarias. Con un promedio de edad de 65 años, los individuos seleccionados no padecían demencia senil, pero sí presentaban dificultades a la hora de tomar decisiones, además de problemas con la organización, habilidades que suelen deteriorarse en edad avanzada.

Puede incorporarse más movimiento durante el día, pequeños momentos activos que en sumatoria al final del día beneficiarán muchísimo (Shutterstock)

Puede incorporarse más movimiento durante el día, pequeños momentos activos que en sumatoria al final del día beneficiarán muchísimo (Shutterstock)

Si al comenzar la investigación este grupo denotaba una edad mental media de 93 años, al concluir, este dato había mejorado para disminuir a un promedio de 84 años.

Sus integrantes habían recuperado habilidades gracias a los 100 minutos de ejercicio semanales y a la dieta equilibrada, hasta el punto de reducir en casi una década la juventud de su cerebro.

Así, la investigación, publicada en la revista Neurology, constató que la incorporación de estas actividades a la vida de las personas mayores provocó un mejor rendimiento cardíaco, incrementando el flujo sanguíneo hacia el cerebro.

Confirmó de esta manera que un período corto de actividades físicas y la toma de hábitos de vida favorables pueden generar beneficios considerables a la edad del cerebro y aplacar el envejecimiento mental.