Cómo saber si es el momento de separarse

Cuando llevas un tiempo largo con la misma persona experimentás etapas de felicidad, de crisis y también de duda. En algunas ocasiones, tenés la sensación que la relación ya no tiene futuro y no sabés si llegó el momento de ponerle fin.

Algunos psicólogos apuntan a que existe un listado de cuestiones que se deben analizar. Si se cumplen varios de estos factores es que la relación aún no está perdida y hay esperanza de que, pasado el mal momento, puedan volver a reconstruir el vínculo.

Estos son:

Hacen planes y comparten buenos momentos.

Confían uno en el otro.

– Piensan que las discusiones sirven para conocerse mejor y aprender de la otra persona.

– Diferencian los conflictos significativos de las peleas triviales.

– Se siguen apoyando en los malos momentos.

– Sienten atracción física.

Sin embargo no siempre está tan claro que querés seguir con la otra persona. Después de varios años juntos es muy difícil saber si las dudas realmente tienen peso o si tu inclinación por el no se debe más al miedo de la soltería o al gran paso que vas a dar que a si realmente aún hay solución a los problemas. Ante esta disyuntiva, hay varios indicios que te pueden ayudar.

Para empezar, si no tienes ganas de compartir planes, confidencias o sueños es una señal de que realmente las cosas van mal.

Eso no significa que todo lo hagas con la otra persona, la independencia es necesaria, pero sí que es importante mantener algunos puntos en común para que la relación prospere. Si no están, quizás es que ya no sienten lo mismo.

Del mismo modo, si prefieres estar con tus amigos la mayor parte del tiempo que con tu pareja puede que haya llegado el momento de replantearse si quieren seguir juntos.

Al igual que en el punto anterior, es fundamental mantener las amistades y no descuidarlas pero si siempre son tu prioridad puede ser otro indicador de una crisis sin solución.

Otra sensación que puede ayudar a decidirte es si te sientes solo. Convivir y dormir con una persona y, sin embargo, sentir que les separa un abismo es uno de los signos de mayor desesperanza en una relación.

No sentir atracción física por tu pareja también es un camino de no retorno. Es normal que con el tiempo la vida sexual pase por altibajos, pero si el deseo por el otro desaparece por completo es muy complicado recuperar la pasión.

Si a eso se le suma que te empezaste a fijar en otras personas significa que tu corazón ya no está en la relación, por más que tu cabeza aún no lo haya asumido del todo.