Cómo limpiar de forma correcta tu plancha y secador de cabello

Así como las pantallas de los celulares, el secador de pelo y la plancha también debés lavarlos con cierta frecuencia. De no ser así, los aparatos no funcionan de forma óptima y pueden hasta perjudicar la integridad de tu melena.

Por un lado, limpiar el secador de pelo y la plancha alarga la vida útil de estas herramientas de styling.

Pero además, el proceso de mantenimiento es fundamental ya que puede influir en la salud y en la limpieza del cabello, especialmente en el caso de aparatos que aplican calor directo al mismo.

Es clave mantener las placas lo más limpias posibles para que la aplicación del calor sea la adecuada en todo el pelo y para que no se ensucie tu cabello cuando las uses.

En el caso del secador, se usa un cepillo y agua caliente. La frecuencia de la limpieza va a depender de cada cuánto uses el aparato pero lo recomendable es llevarla a cabo cuando veas que empieza a tener polvo y pelusa en la zona del filtro.

Desmontá el filtro y con un cepillo limpialo bajo el chorro de agua caliente con un poco de jabón. Esperá a que se seque para volver a colocarlo en su lugar. Los restos que se acumulan en esta zona ensucian tu pelo y taponan la salida de aire, por lo que el aparato pierde potencia.

En el caso de la plancha, deberías lavarla mensualmente. Si las placas de la misma tienen residuos de producto y/o grasa acumulada, cuesta más que delicey podría ensuciar aún más el pelo.

Utilizá un paño mojado o un algodón y añadile si querés una gota de alcohol de forma suave para evitar que se dañen las placas. Limpialo cuando la plancha esté fría.