Cómo evitar que se empañen los anteojos al usar barbijo

El uso del barbijo ya se instaló desde el 2020. La mayoría de los médicos y personal de salud están acostumbrados a su uso durante largas jornadas sin problemas, pero muchas personas se quejan de que se les empañan los anteojos, lo cual es simple de comprender.

El uso recurrente del tapabocas hace que los anteojos se empañen (Foto: Franco Fafasuli)El uso recurrente del tapabocas hace que los anteojos se empañen (Foto: Franco Fafasuli)

Tras la aparición del COVID-19, el Departamento de Policía Metropolitana de Tokio, Japón había dado a conocer dos formas de evitar que se empañen los anteojos ante el uso de mascarilla: el primer método sugería doblar un cuarto del tapaboca en la parte de arriba antes de usarlo. El segundo recomendaba colocar un pañuelo en la parte superior de la máscara, justo sobre el puente de la nariz.

1. Plegar cinco o seis veces una servilleta o un pañuelo de papel de manera horizontal.

2. Con el tapabocas en la mano, sostener la servilleta de papel con ambos pulgares y posicionarlo un poco más arriba de lo que cubre el tapabocas.

3. Colocarse el tapabocas con la servilleta debajo cubriendo todo el tronco de la nariz.

4. Colocarse los lentes y probar el método que evita que los lentes se empañen.

Sin embargo, hay algunos tips que ayudan a higienizar la pieza y hacer que ese empañado sea más ligero, para ello y para garantizar y alargar la vida útil de unas gafas nuestras recomendaciones de cuidados son la siguientes:

1. Para la limpieza de los cristales siempre es importante humedecer las lentes antes de limpiar, ideal hacerlo con un producto apto que se venden en las ópticas, en su defecto se puede hacer con agua.

2. Si están engrasados o se ensuciaron con polvo o arena, lo primero que hay que hacer es lavarlos con abundante agua y usar jabón.

3. Luego se pasa la microfibra, en caso de no tenerla a mano se utiliza papel tissue o algún paño de algodón.

4- Es fundamental guardar los lentes siempre en su estuche para protegerlos y que duren.

Con todos estos cuidados, el cristal está más lubricado, los armazones protegidos y la salud del usuario cuidada.