Claves para ser eficiente si haces home office

La tecnología hizo posible poder trabajar desde casa de forma parcial o, en algunos empleos, de forma total. Pero en el hogar se encuentran un sinfín de distracciones que a veces dificultan el buen desempeño de uno durante la jornada laboral.

Es por esta razón que es recomendable seguir una serie de pautas para poder rendir al máximo si haces home office, una tendencia que crece. Algunas buenas recomendaciones son:

Sigue una rutina estricta. Trátate a vos mismo como si fueras tu propio jefe. Es necesario que establezcas una serie de objetivos a cumplir sin prácticamente ninguna excusa.

Tomá respiros. Hacé descansos cortos cuando te des cuenta de que tu cabeza está empezando a saturarse. Unos 10 minutos de reposo te ayudan a concentrarte por una o dos horas.

En estos ‘breaks’ levantate, sal a hacer un recado, cocina algo o tomate una siesta corta.

Haz una lista de tareas. Ten claro al inicio de la jornada laboral lo que tienes que hacer y jerarquiza esos pendientes; así será más fácil distribuir tu tiempo y saber al final del día si lograste tus objetivos.

Que el lugar donde trabajes no sea el mismo en el que luego descansás.

Que el lugar donde trabajes no sea el mismo en el que luego descansas.

Márcate horarios. A pesar de que nadie te controle a qué hora arrancas, lo mejor es establecer una rutina y empezar y terminar más o menos siempre a la misma hora, como cualquier trabajo normal, así no pierdes tiempo en distracciones y aprovechás al máximo tu jornada laboral.

Mimate ante buenos resultados. Cuando haces un buen trabajo date un capricho. Las recompensas serán tu forma de motivarte a vos mismo a seguir por el mismo camino.

Cuida la comunicación. Que trabajes desde casa no quiere decir que tienes que estar aislado, por lo que es bueno comunicarte por distintas vías con otros trabajadores y saber que formas parte de un equipo.

Las redes sociales son una vía útil para estar en contacto con tus colaboradores, socios y clientes.

Escucha música para concentrarte. Puede que no les sirva a todos, porque algunos no saben trabajo y escuchar algún sonido de fondo.

No obstante, se demostró que la música aporta energía, motiva y puede ayudar a tener un mejor rendimiento. Cuando estés haciendo alguna tarea más mecánica puedes aprovechar para romper el silencio con alguna melodía.

Delimitá espacios. No trabajes desde tu cama, ni duermas en tu escritorio, ni desayunes frente a la computadora. Hacé cada cosa en su debido lugar.

Elimina distracciones. Si no puedes evitar echar un ojo a las redes sociales o ponerte algo en Netflix prueba a bajar una app para controlarte. Si trabajas en casa, pero no vives solo, establece límites de cuando pueden molestarte y cuando no.