6 motivos por los que regalar juguetes educativos esta Navidad

Jugar es una actividad innata que debe ser una prioridad durante la infancia.

Se trata del método de aprendizaje más eficaz y, afortunadamente, no requiere esfuerzo porque surge de forma natural. Gracias a él se favorece el desarrollo de los niños a todos los niveles: lingüístico, social, sensorial y motor.

El nivel de aprendizaje puede ser aún mayor si optamos por juegos específicamente creados para ello. Por eso, puede ser muy interesante apostar por regalar juguetes educativos a los más peques estas Navidades. ¡Descubre todas sus ventajas!

1. Disfrutarán y aprenderán al mismo tiempo

Combinar la diversión con la educación es una de las mejores estrategias para conseguir un aprendizaje efectivo.

Incluso en el caso de los más pequeños. Van a pasar la mayor parte de su tiempo jugando, así que si lo hacen con juguetes que les aporten conocimientos, será mucho más enriquecedor para ellos.

2. Asociarán el aprendizaje con algo positivo

Derivado de lo anterior, como accederán al aprendizaje de una forma entretenida, lo acabarán asociando con algo positivo.

De esta forma para ellos el conocimiento será algo divertido y no una actividad tediosa o aburrida. Esto puede ser clave para fomentar sus ganas de adquirir conocimientos de cara al futuro.

3. Fomenta su curiosidad

Los colores, los sonidos, las letras, el tacto y otros detalles del juguete que estimulen los sentidos del pequeño, contribuirán a aumentar su curiosidad. Dependiendo de la edad, encontrarás diferentes opciones de juegos educativos que ayudarán a que crezca su interés por distintos ámbitos.

4. Mejora la concentración

Dedicar tiempo a un juego educativo puede ser muy positivo para su concentración. Este tipo de juegos requiere mayor atención, lo cual permitirá que se enfoquen en la actividad y no se distraigan, algo muy necesario en la actualidad, pues los niños suelen estar expuestos a muchísimos estímulos.

5. Favorecen la autonomía

Interactuar con el juego e involucrar muchos de sus sentidos en él, mejorará su desarrollo de forma global, lo cual favorecerá su autonomía tanto a nivel cognitivo como físico. Aunque el proceso de adquisición de autonomía puede variar de un bebé a otro, fomentarla a través de juegos educativos desde los primeros meses puede ser muy beneficioso.