El hecho ocurrió en Greensboro, Estados Unidos, cuando una joven estudiante comenzó a notar algunos raros hechos en su casa, en los que desaparecían objetos o se presentaban extrañas marcas sobre las paredes. Maddie, que vive allí junto a otra compañera, terminó descubriendo de que se trataba al abrir su armario.

La estudiante de la Universidad de Carolina del Norte, encontró a un desconocido que llevaba varios días viviendo dentro de su placard. La información fue confirmada por la cadena estadounidense Fox y asegura que este hombre vestía la ropa de la joven aunque todavía no saben cómo fue que entrar en la vivienda.

La mujer contó que durante un largo tiempo empezó a notar que le faltaban algunas prendas de su armario y desaparecían otros productos alimenticios. Luego, tanto ella como su compañera de hogar, comenzaron encontrar algunas huellas de manos en la pared del baño.

Estos raros acontecimientos llevaron a las jóvenes a pensar que se trataba de un fantasma ya que cada vez aparecían más indicios pero no encontraban a nadie dentro de su casa.

El hecho tuvo su resolución cuando Maddie escuchó ruidos en su armario: “Se escuchaba un sonido como si fuese como un mapache”, argumentaba la joven. Entonces al consultar si había alguien ahí, el desconocido intruso respondió: “Mi nombre es Drew”.

Armario cuerpo

Rápidamente la mujer abrió su placard con mucho miedo y observó al hombre usando su ropa e inclusive sus medias y sus zapatillas.

Pese al susto, la joven se comunicó con su novio y mientras tanto, interactuaba con el desconocido para mantenerlo distraído hasta la llegada de su pareja. “Se probó mi sombrero, fue al baño, se miró en el espejo y me dijo: ‘eres muy bonita, ¿puedo darte un abrazo?’”, sostuvo Maddie aunque aclaró que él nunca la tocó.

Tras la llegada de la Policía y la seguida detención de este hombre, se conoció su identidad: se trataba de Andrew Swofford de 30 años.