Con 26 años, el youtuber Austin Jones tenía más de 500 mil suscriptores en la plataforma de videos, gracias a sus covers de artistas consagrados y a su interpretación de temas a capella. A pesar de esa fama, hacía más de un año que el joven había dejado de publicar contenidos en su canal.

Ahora se supo el motivo: el youtuber se declaró culpable de un cargo de delito grave de pornografía infantil, informó el Washington Post.

Según el informe, al que tuvo acceso el Chicago Tribune, Jones admitió que obligó “a seis fans menores de edad a que le envíen videos sexualmente explícitos e intentar hacer lo mismo con otras 30 víctimas”.

El fallo además incluye “conversaciones con seis chicas de 14 y 15 años de edad capturadas en Facebook y Messenger”, con las que chateó de 2010 a 2017.

El diario reveló que Jones les ofrecía “oportunidades para ser modelos a cambio de imágenes sexualmente explícitas y les pedía que “hablaran sobre su edad”. Incluso una nena afirmó que él le pidió material, a pesar de que ella le dijo que tenía “solamente 14 años”.

Jones recibirá la sentencia el 3 de mayo y podría recibir una pena de entre 5 y 20 años de prisión.