Steven Bradley Mell, un multimillonario de Nueva Jersey (EEUU) se declaró culpable de mantener una relación sexual con una adolescente de 15 mientras viajaba en su avión privado desde Nueva Jersey y Cape Cod.

Casado, con tres hijos, 53 años, presidente y jefe ejecutivo de la compañía de inversiones W.H. Mell Associates, puso el piloto automático en una de las veces que tuvo sexo con la menor, arriesgando también su vida.

Mell, que tiene dos aviones privados y un helicóptero, se enfrenta al delito de corrupción de menores a los que hay que sumar el hecho que puso en peligro la vida de la menor y que recibió fotos de una adolescente desnuda, lo que constituye un delito por tenencia de pornografía infantil.

Mell se enfrentará a una posible pena de cinco años de cárcel en una prisión federal y otros cinco años de libertad vigilada.

El multimillonario se encuentra en la actualidad en libertad bajo fianza de un millón de dólares. Mell además ha entregado su licencia de piloto, no puede usar computadoras y debe mantenerse alejado de la adolescente.