Un joven originario de Brasil sufrió un brote psicótico en plena vía pública y como consecuencia de ello se desnudó para extirparse los genitales. Como no lo logró, se arrancó ambos ojos con sus propias manos.

El hombre, identificado como Ugo Leonardo Da Costa Jardim es un ciudadano brasileño que se encuentra estudiando medicina en Paraguay.

Este miércoles al salir de la capilla San Blas de Ciudad del Este alrededor de las 10:20, se quitó la ropa sobre la avenida Oscar Rivas Ortellado y Curupayty, en el barrio Juan E. O’Leary, más conocido como barrio Catedral, de Ciudad del Este.

Testigos del hecho, relataron que el hombre se arrodilló y alzó las manos al cielo. A continuación, se arrancó el ojo izquierdo completamente, incluido el nervio óptico, y cuando continuó con el ojo derecho, fue abordado por transeúntes que intentaron detener su accionar. No obstante, también se lo arrancó. Además, intentó extirparse los testículos.

ojos
Sus amigos aseguran que es un hombre muy religioso. (Foto: Twitter @BlasRodri10)

Al respecto, el comisario Julio César Sosa, de la Comisaría 1.ª de Ciudad del Este, comentó que según testigos, Da Costa ingresó a la Catedral San con la intención de confesarse con el sacerdote.

Cuando se retiró del lugar dejó todas sus pertenencias en el estacionamiento del sitio, una motocicleta, su casco, su celular, un manojo de llaves, unos anteojos de sol y una billetera con sus documentos.

Las primeras versiones, indicaban que el hombre tomó la drástica decisión para dejar de ver “fantasmas” en sus alucinaciones. No obstante, y en base a entrevistas a sus amigos, otros medios aseguran que Da Costa Jardim estaba atravesando una gran depresión tras haberse separado de su novia.

El médico Federico Schrodel, quien lo atendió, refirió que esta extracción fue casi quirúrgica. “Él llegó ya sin ambos globos oculares. Es la primera vez que vimos una automutilación, por lo doloroso que será”, explicó en declaraciones radiales.

ojos
Previo a arrancarse los ojos, intentó extirparse los genitales. (Foto: Twitter @BlasRodri10)

Además, sostuvo que “podría existir una enfermedad de base psiquiátrica”, aunque aclaró que “él no está apto para afirmarlo”.

“Está sedado, pero alcanzó a decirnos que dejó la medicación hace meses”, contó el médico, al tiempo que añadió que no puede precisar cuál será, porque no poseen el historial médico, aunque podría ser esquizofrenia o un trastorno límite de la personalidad.

Si bien sus compañeros aseguraron que era muy religioso, rezaba frecuentemente, iba a misa y ni siquiera consumía alcohol, por su comportamiento, el médico sospecha que ese día pudo haber consumido metanfetamina o algún tipo de droga similar, como la droga zombie, Flakka o Spice.