Un estudio reveló que los hijos adultos también le quitan el sueño a sus padres

Author

Categories

Share

Cuando los niños son pequeños , los padres se preocupan muchos por ellos. Resulta sorprendente que, incluso cuando adultos, los padres sigan preocupados.

Un estudio realizado por Amber J. Seidel de la Universidad Estatal de Pennsylvania, encontró que los padres siempre se preocupan por sus hijos. Sin embargo, hay algo que los padres no deben perder de vista: se comprobó que muchos de ellos no podían dormir por eso.

El estudio incluyó una encuesta de 186 parejas heterosexuales casadas con hijos adultos y les preguntó, en una escala del 1 al 8, cuánta asistencia ofrecen a sus hijos. Eso incluye hablar con ellos por teléfono o brindar apoyo financiero o emocional, con 1 asistencia diaria y 8 sólo una vez al año.

También se les pidió a los padres que calificaran su estrés, de 1 (sin estrés) a 5 (estrés máximo) y que realizaran un seguimiento de cuánto dormían por la noche. El estudio arrojó estos resultados: las mamás consiguen dormir 6,66 horas por noche y los papás, alrededor de 6,69 horas.

Luego se compararon los datos para ver si había patrones que relacionaran el estrés y la falta de sueño con el apoyo a los niños adultos.

Preocuparse por los hijos, parece, no tiene descanso
Preocuparse por los hijos, parece, no tiene descanso Crédito: Shutterstock

Curiosamente, se encontró que las madres estaban más estresadas. Los papás, por otro lado, mostraron falta de sueño y más estrés, pero estaba directamente relacionado con la frecuencia con la que ofrecían ayuda a los niños. Si la mamá proporcionó apoyo al niño adulto, el papá no sintió el estrés ni sufrió la falta de sueño.

Las redes sociales y los celulares también pueden aumentar la cantidad de preocupación que sienten los padres porque, incluso si no ofrecen asistencia, pueden preocuparse cuando ven que sus hijos publican algo en las redes sociales.

Sin embargo, hay medidas que deben tomarse para ayudar a los padres a aliviar este estrés, como no ofrecer consejos o apoyo a un niño adulto a menos que pidan ayuda. Además, las mamás y los papás pueden usar técnicas para reducir el estrés, como comer una dieta saludable y hacer ejercicio.

Author

Share