Un chico con movimientos musculares involuntarios mejoró al tomar café

El azar puede ser un potente actor en medicina. Es el caso de la prescripción de café para tratar los movimientos incontrolados de una enfermedad poco frecuente. La eficacia fue comprobada cuando se suministró por error una variedad descafeinada.

El paciente es un chico de 11 años diagnosticado con una disquinesia (movimiento muscular incontrolado e involuntario) relacionada con un gen llamado ADCY5. Su historia la cuentan médicos franceses en la revista Annals of Internal Medicine.

«Es una enfermedad poco frecuente, no conocemos siquiera el número exacto de casos, pero debe ser del orden de un nacimiento entre un millón«, explicó el doctor Emmanuel Flamand-Roze, uno de los autores del artículo. Los pacientes son víctimas de movimientos anormales, un trastorno que les incapacita físicamente.

No existe ningún tratamiento. El neurólogo Flamand-Roze detalló: ”Los brazos, las piernas y el rostro empiezan a moverse de forma exacerbada. Ese chico no podía ir en bici ni incluso volver a casa caminando de la escuela, dado que una crisis puede dispararse en cualquier momento”.

Los médicos le prescribieron café. «Hace varios años que lo recetamos, porque otros pacientes aseguraron que les daba resultado contra estos movimientos».

Aunque dar café a un menor puede parecer reprobable, sus padres aceptaron inmediatamente. El niño empezó a tomar dos expresos al día. El efecto fue rápido: duraba 7 horas y los movimientos desaparecían casi completamente.

Después de varias semanas, los padres contactaron con los médicos porque el café ya no surtía efecto. Cuando se dieron cuenta de que habían comprado café descafeinado, repararon el error y los movimientos volvieron a desaparecer.