Como suele ocurrir en Internet, todo arrancó con un video en YouTube. Apollo, un ejemplar de ligre de 340 kilos criado en Estados Unidos, se convirtió en uno de los personajes virales de los últimos días debido a su gigantesco tamaño.

El ligre es producto del cruce entre un león y una tigresa. Su aspecto es el de un león gigantesco con rayas de tigre difusas, su pelaje es entre el naranja y el amarillo. Al igual que los leones, los ligres macho desarrollan melena. Las patas y cola son cortas en relación al cuerpo.

Mike Holston y Kody Antle, dos estadounidenses especializados en animales exóticos, mostraron en un video cómo sacan a dar un paseo a Apollo y en pocos días las imágenes consiguieron millones de reproducciones.

El ligre mide casi dos metros cuando está en cuatro patas, pesa 340 kilos y vive en el Safari Myrtle Beach, en el estado de Carolina del Sur. Si bien puede parecer el más grande del planeta, hay otro ejemplar que lo supera: Hércules, de 418 kilos, que vive en el mismo parque.

Las primeras referencias a estos cruces entre leones y tigresas son del siglo XVIII en la India. Por lo general, los animales híbridos pueden nacer por circunstancias naturales o a partir de la intervención del hombre.