Trucos para bajar el consumo de sal en el día a día

Author

Categories

Share

Existen vastas evidencias médicas que indican que el alto consumo de sal afecta la salud, particularmente potencia la aparición de enfermedades cardiovasculares y fomenta la hipertensión.

Debido a eso, es necesario mantener un consumo adecuado del condimento, conocer la cantidad justa que agregue sabor a las comidas pero sin cruzar la línea de la insalubridad.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cantidad necesaria de sal diaria por persona no debería pasar los 6 gramos. Sin embargo, este suele superar ampliamente este número.

Consumimos mucha más sal que nuestros ancestros

Según José Luis Palma, vicepresidente de la Fundación Española del Corazón (FEC), el consumo de sal ha aumentado unas 50 veces si nos comparamos con el hombre primitivo. Pero, ¿a qué se debe esto?

Para una de las teorías, la razón de la aceleración en el consumo de este condimento se remonta a su utilización para conservar los alimentos: pescados y carnes en salazón. Esto, habría modificado el paladar humano.

Otra de las causas es el uso de grandes cantidades de sal en alimentos precocidos. “Organismos internacionales como la OMS recomiendan implementar leyes para que los fabricantes de productos precocinados reduzcan la utilización de este elemento y pongan etiquetas más clara”, sostuvo Palma a medios locales.

Consejos para reducir el consumo

Si tenemos un problema con la sal, y la usamos de más en nuestras comidas, hay varias técnicas para lograr reducirla y así poder llevar una vida un poco más sana y evitar complicaciones, como la hipertensión.

El clásico y más recomendable para empezar a cambiar los hábitos alimenticios es quitar el salero de la mesa. Además de esto, lo mejor es cambiar la lista en el supermercado, dándole más importancia a alimentos bajos en sodio.

En tanto, lo mejor es realizar este proceso de manera paulatina. Por ejemplo, si consumimos alrededor de 10 gramos de sal al día, quitar un gramo por semana o por mes, cosa de que no recaigamos en un futuro.

Para saber si la cantidad que le estamos poniendo a los alimentos es mucha o poca, el especialista recomienda adicionar la comida con pizcas: la cantidad de sal que cabe entre el pulgar y el índice.

Author

Share