Tres posturas de yoga para reducir la ansiedad

Si bien el estrés nos permite estar alertas y a defendernos ante ciertas situaciones. Pero muchas otras veces se convierte en ese gigante mental que no está allí afuera, sino dentro de nosotros mismos.

Si la mayor dificultad está en nuestra mente y en nuestros pensamientos, el yoga y la meditación serán de gran utilidad para reducirlo. Estas tres posturas te ayudarán a relajar tu sistema nervioso.

¿Cómo respirar? Inhala continuamente contando cuatro tiempos. Luego, exhala de forma contínua también contando cuatro tiempos. El objetivo es llevar TODA tu atención a la respiración.. ¡No a cada pensamiento que se te cruce, clave!

Janu Sirsasana

Sentado, extiende tu pierna derecha. Coloca la planta del pie izquierdo apoyado sobre el aductor derecho. Apoya bien tus isquiones.

Al inhalar alarga tu columna, y al exhalar plégate hacia adelante relajando la cabeza y los hombros. El objetivo es mantener la pierna derecha extendida y relajar (en vez de forzar) todo tu torso y tu cabeza.

Hacé diez respiraciones cada pierna.

Balasana

Sientate sobre tus talones con las rodillas juntas o separadas.

Extiende tus brazos hacia el lado derecho sin mover la cola de tus talones.

Respira profundamente relajando tu cabeza, tus hombros, tu torso y tu columna lumbar.

Haz cinco respiraciones a cada lado.

Supta Baddha Konasana

Acuéstate boca arriba.

Junta las plantas de tus pies y deja que tus rodillas se relajen hacia el piso. En el caso de ser incómodo para vos, puedes colocar un almohadón debajo de cada rodilla.

Lleva tus manos a la zona baja de tu abdomen. Al inhalar, eleva el abdomen, al exhalar relaja. Deja tu cabeza y tus hombros relajados.

Conectate con tu respiración y con tu cuerpo y hacé diez respiraciones profundas. Para salir de la postura, acuéstate de lado y te incorporas desde allí.

Lo importante en este caso será la consistencia de tu práctica y permitirte descansar en tu respiración.