Tres posturas de yoga adaptadas a tu silla para relajar en la oficina cuello y hombros

Hoy en día no es nada original decir que nos duele el cuello o los hombros. La manera en la que la mayoría de nosotros trabajamos actualmente (computadora, tablets y celular) requiere que tomemos una postura que no es natural para nuestro cuerpo por muchas, muchas horas al día.

Y así terminamos: con dolor por la sobre exigencia muscular para sostener el cuerpo y la mente durante tantas horas, todos los días.

La buena noticia es que puedes elegir estirarte durante la jornada, relajarte unos minutos, tomar consciencia sobre tu postura y paso a paso mejorar la manera en la que interactúas con tus dispositivos, con tu escritorio y con tu silla.

Tres posturas de yoga adaptadas a tu silla

Postura 1.

Postura 1:

– Mueve tu cola hasta la mitad de tu silla para tener espacio atrás.

– Apoya tus pies en el piso ancho de caderas.

– Coloca tus manos sobre tus rodillas.

– Al inhalar: siéntate derecho y abrí el pecho.

– Al exhalar: redondea tu columna, relaja tu cuello y estira la musculatura entre tus omóplatos como en la foto.

– Repite el mismo movimiento con tu respiración 5 veces.

Postura 2.

Postura 2:

– Con los pies en el piso ancho de caderas.

– Relaja tu oreja izquierda hacia tu hombro izquierdo.

– El dedo índice derecho apunta hacia abajo para ayudarte a profundizar el estiramiento del lado derecho del cuello.

– Mantiene tu pecho abierto, la respiración fluida y la espalda derecha.

– Cambia de lado. Realiza por 5/10 respiraciones de cada lado.

Postura 3.

Postura 3:

– Con los pies en el piso ancho de caderas.

– Abre tus brazos y entrelazarlos quedando tu codo derecho por debajo del izquierdo.

– Tomate las manos, la muñeca, o el lugar a donde hayas llegado. Ahora realiza la siguiente acción: eleva el codo derecho hacia arriba a la vez que relajas y bajas tus hombros. Vas a sentir el estiramiento alrededor de tus omóplatos.

– Coloca tu cabeza en la posición que más cómoda te quede. Respira profundamente 5 ciclos y cambiar de brazo.

– Sin duda, darte 5 minutos para parar, respirar y conectarte contigo serán la clave para continuar el resto del día con mayor claridad, creatividad y voluntad. Masaje cibernético para todos.