Tres hábitos para comenzar el día positivo

¿Te levantas y qué es lo primero que piensas? ¿Qué visualizas apenas abres los ojos?

Estas preguntas son claves para comprender y hacernos cargo del inmenso poder que tenemos de mejorar la frecuencia de nuestro día. Estos tres hábitos te ayudarán a comenzar tu día en positivo:

– Modo avión: al levantarte mantiene tu celular apagado, en silencio o en modo avión. No leas mensajes ni emails hasta después de haberte lavado los dientes. La urgencia por leer conlleva a la urgencia por responder. Lo cual puede traerte ansiedad y sacarte de tu centro apenas abres los ojos.

– Respirá: tomate 3 minutos con despertador en mano para sentarte y respirar profundamente. Cuando inhalás hacia adentro repite “inhalo”, cuando exhalas “exhalo”.

Después de los 3 minutos tomate un momento para agradecer por todas aquellas cosas que te sientes agradecido/agradecida.

Por último visualizá tu día de la manera en la que lo quieras manifestar. Toda esta práctica te llevará máximo 7 minutos y a la larga cambiará tu día!!! No vale la pena?

– Priorizá: por la mañana priorizá mentalmente- o por escrito mejor- qué es lo más importante que debés hacer este día. Lo que sí o sí tiene que estar hecho. Esto te permitirá enfocarte en lo importante y gestionar mejor tu atención ante el resto de las obligaciones e imprevistos.

Como te habrás dado cuenta, el estado de tu mente es clave para tener paciencia, voluntad y tranquilidad para tomar decisiones y atravesar los desafíos el resto del día.

El ejercicio, evitar redes sociales apenas te levantas y tomarte el tiempo necesario para salir también te ayudarán a mantener tu energía positiva y tu mente en paz. ¡Éxitos para todos!