Las autoridades brasileñas ordenaron este martes la detención de cinco ingenieros en el marco de las investigaciones por la tragedia minera en el estado de Minas Gerais que hasta el momento dejó 65 muertos y 279 desaparecidos.

La fiscalía y policía lanzaron este martes la operación “para investigar la responsabilidad criminal por la rotura de diques existentes en la mina Córrego do Feijao, mantenida por la empresa Vale”, informó en nota el Ministerio Público de Minas Gerais.

Un rescatista, cubierto de lodo.

Un rescatista, cubierto de lodo.

Todos fueron detenidos esta mañana, dos de ellos en Sao Paulo, y otros tres en Belo Horizonte, capital de Minas Gerais.

Tres de los detenidos eran empleados de Vale “directamente involucrados y responsables por el emprendimiento minero y su licencia”.

En tanto que otros dos trabajan para la empresa alemana TÜV SÜD quienes recientemente certificaron la estabilidad del dique que se rompió el viernes provocando una avalancha de lodo y residuos mineros que en segundos arrasó con todo el propio complejo de Vale y parte de la localidad de Brumadinho.

La empresa alemana TÜV SÜD garantizó su estabilidad en septiembre de 2018. El sábado TÜV SÜD confirmó haber realizado esa inspección, señalando que “según los elementos en su conocimiento hasta el momento, no se constató ningún defecto“.

En algunas zonas el lodo alcanza los 8 metros de altura.

En algunas zonas el lodo alcanza los 8 metros de altura.

“La prisión fue decretada por un plazo de 30 días y todos los presos serán escuchados por el Ministerio Público en Minas Gerais”, agrega el comunicado.

Hubo también mandatos de búsqueda y aprehensión para recabar información vinculada al caso y que sirva para investigar las causas de esta catástrofe.

En otro comunicado, Vale precisó que “está colaborando plenamente con las autoridades. Vale permanecerá contribuyendo con las investigaciones, junto con el apoyo incondicional a las familias afectadas”.