Tips financieros para los millennials

Un reporte realizado por el Bank of America, halló que lo que le causa más estrés a los millennials son sus finanzas. Si eres uno de ellos, a continuación te brindamos una serie de tips para administrar mejor tu dinero.

El Informe Bank of America 2018 Better Money Habits Millennial Report, arrojó interesantes resultados acerca de cómo es la relación de los millennials con el dinero. Mira:

  • 1 de cada 4 personas de esta generación se preocupa por sus finanzas
  • Aproximadamente el 35% de los millennials encuestados dijo que no tener suficiente dinero ahorrado es su principal factor de estrés financiero
  • Un 21% adujo que le preocupa no ahorrar lo suficiente para la jubilación
  • Un 17% admitió gastar más de lo que debería
  • Otro 17% afirmó que se siente preocupado por las deudas en las tarjetas de crédito y de débito
Los millennials estarían preocupados por su finanzas personales.

Por eso, el sitio Her Money elaboró unos tips financieros para los millennials. Apúntalos:

Elabora un presupuesto

Las preocupaciones por dinero son como una onda expansiva que terminan abarcando todos los ámbitos de la vida. Por eso, es importarte elaborar un presupuesto con todo el dinero que entra y sale.

A lo mejor te puede generar pereza el hecho de sentarse a armar un presupuesto, pero debes saber que vale la pena porque te dará la libertad de saber cuánto puedes gastar.

Ahorra lo máximo que puedas.

Ahorra lo más que puedas

No importa cuánto, lo importante es que te propongas ahorrar un monto fijo todas las semanas/meses. Inclúyelo en tu presupuesto como una forma de consolidarlo en tus hábitos financieros.

Confía en tus habilidades para gestionar tu dinero

Según el informe de Better Money Habits, los millennials creen en los estereotipos sobre sus malas habilidades financieras.

Sin embargo, los datos muestran que no habría diferencia en cómo esta generación gestiona el dinero, en comparación con otras. Inclusive, a lo mejor te sientas estresado por cómo manejas tus dinero, cuando podría ser que no estés haciendo un mal trabajo.