El escenario en Minas Gerais, al sudeste de Brasil, es desolador. Según confirmaron medios locales, después de que el dique de contención de residuos de la minera Vale cediera en Brumadinho, el barro contaminado llegará en las próximas dos semanas al río San Francisco.

Esta previsión fue respaldada por investigadores del Servicio Geológico de Brasil y de la Agencia Nacional de Aguas. Antes de trasladarse hasta allí, pasará primero por la central hidroeléctrica de Retiro, en donde las autoridades estiman que se amortigüen gran parte de los desechos.

Esta ola de barro, que provocó más de 50 muertos y 300 desaparecidos en Brumadinho, recorre la región a una velocidad de 1 kilómetro por hora, según el Gobierno.

El boletín del Servicio Geológico de Brasiles es el primer documento que indica que el lodo de la represa de Vale llegará al río San Francisco. Y ya generó contradicciones con algunos funcionarios locales. Como por ejemplo, el secretario de Minería del Ministerio de Minas y Energía, Alexandre Vidigal, que negó este lunes esta posibilidad.

El domingo se reanudó la búsqueda de cientos de desaparecidos en Minas Gerais.

El domingo se reanudó la búsqueda de cientos de desaparecidos en Minas Gerais.

Mientras tanto, los socorristas reanudaron la búsqueda de los cientos de desaparecidos en Brumadinho. Desde el Cuerpo de Bomberos informaron que “planeaban evacuar a 24.000 personas de sus casas, ya que había entre 3 y 4 millones de metros cúbicos de agua en el compartimiento de la represa R6”.

Las búsquedas fueron interrumpidas este domingo ante el riesgo de rotura de otro de los diques del complejo minero de Vale, en la ciudad donde se encuentra el museo de cielo abierto de Inhotim.

Las autoridades creen que el barro contaminado se estancará en la central hidroeléctrica de Retiro.

Las autoridades creen que el barro contaminado se estancará en la central hidroeléctrica de Retiro.