Siete tips para no pelearte con tu pareja al elegir el destino de las vacaciones

Author

Categories

Share

El destino de vacaciones suele ser uno de los motivos de pelea más frecuentes entre las parejas.

Ponerse de acuerdo no siempre es fácil, si a eso se le suma el estrés por el presupuesto y el coordinar los días libres entre los dos puede ser una combinación explosiva.

Por suerte, la psicología brinda algunos consejos y trucos para que este debate sea constructivo y no derive en una eterna discusión hasta el día antes de hacer las valijas.

Siete tips para no pelearse

 Negociar con tiempo: es mejor no estar apurado a la hora de elegir dónde ir las próximas vacaciones y dedicar un tiempo solo a esto.

Lo mejor es sentarse con calma para que cada uno pueda expresar sus opiniones y preferencias. Hay que dejar de lado las amenazas y las imposiciones para dar paso a la negociación. Para eso es aconsejable anotar todas las ideas y presentarlas.

– Marcarse objetivos: según el año que se haya tenido a veces es necesario que las vacaciones sean un momento de relax y no de turismo intenso mientras que en otras ocasiones se prefiere una agenda más apretada. Para elegir el destino, lo mejor es tener claro qué se busca.

– Determinar límites: es bueno saber con qué presupuesto se dispone, cuántos días durará el viaje, qué medio de desplazamiento se prefiere. Todo eso serán puntos a tener en cuenta a la hora de elegir el destino final.

– Escuchar al otro: cerrarse en lo que uno quiere hace que se complique mucho la tarea de congeniar. Es necesario que uno esté abierto a las propuestas del otro. Respeta su turno a la hora de hablar y abrí la mente.

– Ser empáticos: ponerse en el lugar de la otra persona y entender sus preferencias es clave para poder llegar a un punto en común. Incluso comprender al otro puede ayudar a pensar en una opción que ninguno de los dos se planteó pero que cumple con las expectativas de ambos.

– Ser objetivos: una vez ya se hayan seleccionado varias posibilidades de viaje tienes que intentar ser lo más imparcial posible para ver qué alternativas se ajustan más a las necesidades y limitaciones de la pareja.

– Hacer concesiones: cuando finalmente se selecciona el lugar que más se adapta es bueno que en el caso que uno de los dos no esté 100 por ciento conforme, encuentre alguna actividad o algo que le interesa y que el otro se comprometa a hacerlo. De ese modo, ambos miembros de la pareja sienten que no renuncian a nada.

Author

Share