Si hoy no tienes tiempo de entrenar, haz esto para compensarlo

Author

Categories

Share

A veces aparecen compromisos inesperados o tu agenda se llena de reuniones que te impiden realizar tu dosis de ejercicio diario.

Incluso esta tendencia se puede repetir por semanas y antes de darte cuenta llevas dos meses sin pisar un gimnasio o sin derramar una gota de sudor por el entrenamiento.

Si bien, no hay nada que pueda sustituir al ejercicio físico sí que existen algunas alternativas que te pueden ayudar a sobrellevar los períodos en los que estés más ocupado y no puedas dedicar a pleno a ejercitarte.

Las mejores opciones en momentos en los que escasea el tiempo son:

Desterra el ascensor y decántate por las escaleras: es un buen ejercicio cardiovascular y tonifica las piernas (siempre que no lo tengas contraindicado). La eficacia de este método va a depender de tu peso, composición corporal y ritmo. Lo que sí se puede garantizar es que cuanto más, mejor.

Sube varias cuestas: si haces entre 8 y 10 puedes quemar grasas de forma efectiva. Los intervalos de alta intensidad son los más efectivos. Trata de hacer el recorrida hacia arriba en medio minuto y luego bajá caminando.

Pasea: te permite seguir manteniéndote mínimamente en forma al tratarse de un entrenamiento de cardio prolongado de baja intensidad.

No comas de más: los excesos en estos tiempos es mejor evitarlos. Adecúa las cantidades y proporciones de lo que consumes en base a la actividad física que realizas.

Sal a bailar: puede resultar una buena alternativa a muchas actividades físicas, como por ejemplo la samba. Si lo haces de forma intensa, en una hora puedes quemar entre 400 y 600 calorías.

Bailar es una buena alternativa para quemar grasas.

Bailar es una buena alternativa para quemar grasas.

Ejercítate en el transporte público: para matar el tiempo en los viajes puedes aprovechar para hacer algunos ejercicios. Uno de ellos con el que se refuerza los abdominales y fortalecer la postura es una propuesta del libro Gimnasia para perezosas de Julie Ferrez. Este consta de cuatro pasos:

1. Sientate, pon la espalda recta y sepárala del respaldo.

2. Encoge el vientre al tiempo que procuras mantener la espalda erguida.

3. Inhala por la nariz y exhala por la boca contrayendo el perineo y manteniendo el ombligo hundido.

4. Realiza el ejercicio durante 5 respiraciones y después tomate un descanso antes de hacer tres series más.

Una vez regreses a tu actividad normal, para recuperar el tiempo perdido es mejor que te concentres en la intensidad de los ejercicios que vayas a hacer y no tanto en la duración.

Author

Share