Reanimación cardiopulmonar: lo peor que puedes hacer es no hacer nada

Author

Categories

Share

El paro cardiorrespiratorio es la urgencia médica más extrema. Si la reanimación cardiopulmonar (RCP) no se inicia de forma inmediata, la consecuencia es la muerte o la lesión cerebral permanente.

La RCP tiene como objetivo mantener el flujo de sangre oxigenada al cerebro y otros órganos vitales hasta que un tratamiento médico más definitivo pueda restablecer el ritmo cardíaco normal.

Esta técnica salva cientos de miles de vidas cada año en todo el mundo, gracias a la intervención inmediata de las personas que son testigos de un paro cardíaco y se convierten en responsables de atender a la víctima mientras se espera la llegada de los servicios de emergencia.

Se estima que aproximadamente el 70 por ciento de los casos de muerte súbita se produce fuera de los hospitales y, frecuentemente, en presencia de un conocido, familiar o amigo. Esto convierte a los no médicos en la primera línea de atención frente a episodios de esta naturaleza.

Según se calcula, por cada minuto que la víctima de un paro cardíaco no recibe reanimación cardiopulmonar, se pierde un 10 por ciento de posibilidad de sobrevida. Iniciar la RCP inmediatamente puede duplicar o triplicar las posibilidades de supervivencia de una persona.

Si esperas, aunque sea, diez minutos para que llegue la ambulancia. Podría ser demasiado tarde

La técnica de reanimación cardiopulmonar existe desde 1960. Pero la American Heart Association (AHA) hizo ajustes y cambios constantes a lo largo de los años en función de las últimas investigaciones.

El cambio más grande probablemente tuvo lugar en 2008, cuando se empezó a recomendar que las personas no capacitadas omitieran la ventilación boca a boca para adultos y solo realizaran las compresiones torácicas.

Con frecuencia, las personas no comienzan la reanimación cardiopulmonar porque temen lastimar al paciente. Sin embargo, las últimas investigaciones muestran que es muy difícil causar daño a través de la RCP, incluso si la persona no la necesita.

Cómo realizar RCP básica usando solo las manos

– Llama al 911 o pídele a alguien más que lo haga. (Si eres tu el que tiene que llamar, pon el teléfono en el altavoz mientras empiezas las compresiones).

– Coloca ambas manos, una encima de la otra, en el centro del pecho de la persona.

– Presiona con fuerza y luego deja que el pecho vuelva a subir.

– Repite el movimiento de presión y relajación a un ritmo de al menos, cien compresiones por minuto.

– No te detengas hasta que llegue la ayuda.

Author

Share