Un joven chino cometió el peor error de su vida y su historia conmocionó a su país. A ocho años de su terrible decisión, Xiao Wang se encuentra en cama y tendrá que pasar el resto de su vida conectado a una máquina de diálisis, según informa el diario ABC.

Wang tenía 17 años cuando empezó la tragedia. El chico deseaba con toda su alma tener un iPhone 4, el teléfono que por aquel entonces estaba arrasando. Quería ser el más popular de la escuela y quería presumir de móvil.

La fatalidad comenzó cuando le dijeron a Xiao que podía vivir con un riñón únicamente, y entonces pensó que podía venderlo. Entonces, dijo: “Un riñón es suficiente para mí, ¿por qué necesito el otro? ¿Por qué no solo lo vendo?”.

Transcurría el año 2011 cuando el joven logró vender el riñón por 2.600 euros. A través de algunos intermediarios, consiguió organizar todo sin el conocimiento de sus padres. El joven quería conseguir a toda costa el dinero para comprar el celular. Sin embargo, todo terminó mal para los involucrados en el asunto pero sobre todo para el joven.

Nueve personas fueron arrestadas por el caso, incluido el médico que realizó la operación, acusados de lesiones voluntarias.

Después de la intervención, no está claro en qué condiciones, la situación física de Xiao empeoró rápidamente, sufrió una insuficiencia renal y actualmente está discapacitado, forzado a permanecer en cama y conectado a una máquina de diálisis. Además, necesita asistencia las 24 horas.

Los tres intermediarios que pusieron al joven en contacto con los médicos fueron condenados a penas de entre 3 y 5 años en prisión. Asimismo, le dieron tres años a dos de los médicos presentes durante la intervención. La familia del joven recibió una indemnización de unos 170.000 euros.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here