La inteligencia artificial se anima a transitar terrenos muy diversos. Promete mejoras en el rendimiento de deportistas profesionales, conduce noticieros, e incluso mete su hocico en el mundo del arte, entre muchas otras aplicaciones.

El ámbito de la salud no se queda afuera. Por ejemplo, esta semana hablamos de una tecnología de IA que analiza posteos en redes sociales para prevenir brotes de gripe.

Y ahora nos enteramos que un reconocido fabricante de procesadores presentó una sistema de inteligencia artificial para sillas de ruedas que se controla de un modo innovador.

Gestualidad al poder

El desarrollo corre por cuenta de Intel y Hoobox Robotics, una empresa especializada en robótica con sede en San Pablo, Brasil. El sistema de inteligencia artificial para sillas motorizadas es capaz de reconocer gestos faciales.

Wheelie 7, así lo bautizaron, tiene una cámara frente al usuario que analiza las expresiones de su rostro. En tiempo real reconoce diez gestos diferentes y, en base a ellos, realiza diferentes movimientos y/o maniobras.

Sesenta personas con problemas de movilidad (como cuadriplejia o esclerosis lateral amiotrófica) probaron un prototipo de esta silla, según dicen con buenos resultados.

La misma no requiere otro tipo de controles como joysticks o sensores adicionales, tampoco fuerza en extremidades del cuerpo.

Según sus creadores, la configuración del sistema se realiza en tan sólo siete minutos (de allí el número en su denominación). Otra buena noticia es que este sistema es compatible con el 95% de las sillas de rueda que se ofrecen en el mercado.

El sistema reconoce gestos como una sonrisa o guiños de ojo (Imagen: Intel).
El sistema reconoce gestos como una sonrisa o guiños de ojo (Imagen: Intel).

Se espera que este innovador sistema para silla de ruedas debute a nivel comercial en marzo de 2018. Eso sí: habrá que pagar una tarifa mensual.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here