Las ocho curvas, que se encuentran en un tramo de 125 metros, en la calle Lombard, en la ciudad estadounidense de San Francisco, la definen como la más sinuosa del mundo.

Fotografiada por cientos, dejará de ser gratuita para los visitantes a partir de 2020: deberán pagar un peaje de 10 dólares para recorrerla.

Así lo dispuso el ayuntamiento de esa ciudad californiana ante la reiterada queja de los vecinos por las congestiones de tránsito, el ruido y el mal comportamiento de algunos de los 17.000 turistas que cada día de los fines de verano visitan esa tradicional arteria.

El congresista demócrata de San Francisco, Phil Ting, redactor de la ley, explicó que el sistema fue dispuesto para llevar tranquilidad tanto a vecinos como a turistas, algunos de los cuales se suben al techo de las casas que se ubican a cada lado de la calle y hacen pis en las puertas, según las quejas de los residentes.

La famosa Lombard Street, de San Francisco, Estados Unidos. (Fuente: Shutterstock).

La famosa Lombard Street, de San Francisco, Estados Unidos. (Fuente: Shutterstock).

A partir de 2020, los turistas que quieran visitar la famosa Lombard Street deberán realizar una reserva con antelación y pagar un peaje de 10 dólares, una medida similar a la dispuesta en el reconocido Golden Gate, el puente rojo en el que cada vehículo debe abonar 8 dólares para cruzar de un lado a otro de la bahía.

El tramo de 125 metros donde se encuentran las curvas sólo se puede circular en bajada y en continua curva, debido a la pronunciada pendiente, por lo que su uso se limita a turistas y personas que viven en ese sitio, mientras que la mayoría de los vecinos de la ciudad optan por caminos alternativos.