Todos los 22 de noviembre se celebera el Día de la Música en homenaje a Santa Cecilia, patrona de todos los músicos.

A fines del Siglo II, cuando la religión católica aún no era aceptada en el Imperio Romano, una joven devota llamada Cecilia fue obligada por sus padres a casarse con otro joven de la misma sociedad patricia: Valeriano.

Al poco tiempo, luego de ser respectivamente instruido y bautizado por el Papa Urbano, el flamante esposo adoptó la religión de su mujer.

Una vez converso, junto a su hermano Tiburcio, se encomendaron a la labor prohibida de sepultar cadáveres cristianos.

El hecho trajo consecuencias: los hermanos fueron arrestados y obligados a enunciar que sólo adoraban a Júpiter. Esto nunca sucedió, y ante la negativa fueron torturados y condenados a muerte.

santa cecilia musica 11201018
Santa Cecilia, patrona de los músicos.

Luego le llegó el turno a Cecilia: fue arrestada y obligada a renunciar a la religión de Cristo. Sin embargo, al declarar que prefería la muerte antes que renegar de su creencia, la joven fue trasladada hasta a un horno caliente para sofocarla

A pesar del martirio, Cecilia cantó alabanzas a Dios y fue condenada a muerte. El 22 de noviembre del año 230, el alcalde romano Almaquio ordenó que le cortaran la cabeza.

La religión católica comenzó a ser tolerada tras el Edicto de Milán, firmado por Constantino I el Grande en 313, y luego declarado culto oficial en el 380, por pedido de Teodosio I y a través del Edicto de Tesalónica.

Finalmente, en 1594, el Papa Gregorio XIII nombró a Cecilia como patrona de todos los músicos y los homenajes no tardaron en aparecer. Desde entonces, y de distintas maneras, todos los 22 de noviembre se celebra el Día de la Música.

A continuación, algunos beneficios de la música en las personas:

  • Ayuda a canalizar las emociones.
  • La música escuchada se guarda en áreas del cerebro diferentes a las de los recuerdos, por eso las personas con Alzheimer son capaces de recordar melodías de su pasado.
  • Disminuye el estrés.
  • Puede servir para meditar.
  • Ayuda a un mejor desarrollo del cerebro.
  • Facilitadora del sueño: la música de baja frecuencia puede ayudar a la persona a relajarse y obtener un buen descanso.